"Ahora quiero ser candidato a la presidencia de la República", afirmó el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva ante una multitud enardecida en Sao Paulo, tras ser condenado a doce años de cárcel por corrupción. (Lea aquí: Confirman culpabilidad de Lula y aumentan la pena a 12 años de cárcel) Los jueces "saben que no cometí ningún crimen", proclamó el ex mandatario de izquierda (2003-2010). "Quiero que me pidan disculpas por la cantidad de mentiras que profieren sobre mí desde hace cuatro años" agregó Aseguró que "la provocación es tan grande", que ahora quiere "ser candidato a la Presidencia". "Todo lo hacen para evitar que yo pueda ser candidato, ni ganar, solo ser candidato. Pero la provocación es tan grande que ahora quiero ser candidato a presidente de la República", dijo ante una plaza abarrotada por miles de simpatizantes en Sao Paulo. Los jueces "saben que no cometí ningún crimen", proclamó el exmandatario de izquierda (2003-2010). "Quiero que me pidan disculpas por la cantidad de mentiras que profieren sobre mí desde hace cuatro años" agregó. "Pueden retirarme derechos, no hay problema. Pero lo que yo quiero disputar con ellos es la conciencia del pueblo brasileño", agregó con su voz rasgada, levantando una ovación. Un tribunal de apelación de Porto Alegre (sur) confirmó la condena de Lula por corrupción y lavado de dinero y aumentó la sentencia inicial, de nueve años y medio de cárcel, a 12 años de reclusión, aunque aún dispone de recursos para evitar la prisión. Lula, de 72 años, fue considerado culpable de haberse beneficiado de un apartamento tríplex ofrendado por la constructora OAS a cambio de su mediación para obtener contratos en Petrobras. La condena de primera instancia había sido pronunciada por el juez Sergio Moro, en el marco de la Operación Lava Jato que investiga sobornos pagados por constructoras a políticos de todas las tendencias para obtener contratos en la petrolera estatal. "Nunca me hice ninguna ilusión con la sentencia del tribunal ni con los jueces de Lava Jato", afirmó Lula, que atribuye las enuncias en su contra a "un pacto para acabar con el PT", el Partido de los Trabajadores, que cofundó en los años 80. "Ellos no pueden encarcelar a las ideas, a la esperanza. Lula es tan solo un hombre de carne y hueso. Pueden prender a Lula, pero las ideas ya están con el pueblo", prosiguió. Por: EFE y AFP