Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Temporal Filomena en España
Temporal Filomena en España
AFP

Escuelas y tribunales cerrados, calles y aceras convertidas en pistas de patinaje: Madrid y el centro de España seguían paralizados este lunes, dos días después de una histórica tormenta de nieve.

Sorprendidos con la guardia baja por la magnitud de estas nevadas inéditas, que dejaron el fin de semana a una de las mayores ciudades europeas sepultada bajo un espeso manto blanco y con calles que semejaban pistas de esquí, las autoridades no habían podido todavía retirar la nieve de vecindarios enteros de la capital española. 

Con menos sal y quitanieves de los necesarios, se concentraban en despejar las principales arterias viales y temían que la situación se complicara aún más, al dar paso la nieve al hielo en medio de una ola de frío que azota Madrid y el centro del país, con temperaturas mínimas de -11ºC este lunes y -13ºC esperadas el martes.

Lea también: Tras tormenta de nieve, España se prepara para ola de frío inédita

El gobierno buscó tranquilizar además ante una preocupación mayor: la campaña de vacunación contra la covid-19 no se verá perturbada por estas condiciones meteorológicas extremas. 

"Cualquier retraso o contingencia va a ser muy mínimo y leve en el tiempo", aseveró en la radio pública RNE el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska garantizando la distribución de las dosis a todas las regiones.

Como cada lunes, 350.000 dosis de la vacuna de Pfizer/BioNTech llegaron al país, uno de los más golpeados por la pandemia con casi 52.000 fallecidos.

Bautizado "Filomena", este temporal, que provocó también fuertes lluvias en otras regiones de España, deja al menos tres muertos, entre ellos, una colombiana de 56 años. 

Vea también: Tripulación del avión accidentado en Indonesia no informó de fallas antes de caer

Un silencio relativo en Madrid este lunes se rompía con el sonido de las palas retirando la nieve y el infrecuente paso de vehículos por zonas ya despejadas. 

Las calles se mostraban más desiertas que el domingo, cuando pese a los llamados de las autoridades a permanecer en casa, muchos madrileños salieron, con atuendos para la montaña o directamente con esquís, a jugar en la nieve o a hacer filas para entrar a los pocos supermercados abiertos.  

Para despejar las vías, las autoridades regionales distribuyeron 277 toneladas de sal a los diferentes municipios de la zona, y esperan recibir otras 3.500 toneladas.

En la región de Madrid, los centros educativos, desde infantil hasta la universidad, estarán cerrados hasta el martes, al igual que los tribunales de justicia, los museos, centros culturales y bibliotecas.

En total, 138 carreteras del país permanecen cortadas este lunes y otras casi 700 se mantienen "afectadas" por el temporal, indicó en un comunicado el Ministerio del Interior.

Le puede interesar: Alemania inicia un confinamiento más estricto, esperando semanas difíciles

En el aeropuerto internacional de Madrid-Barajas, que se mantuvo cerrado casi todo el fin de semana, la actividad se retomaba progresivamente con el despegue de algunos vuelos a partir de la noche del domingo al lunes.

Mientras los autobuses públicos siguen sin circular en Madrid, el metro se ha mantenido funcionando. Los trenes de alta velocidad también se vieron afectados, y este lunes aún no operaban rutas entre Madrid y ciudades como Barcelona, Salamanca o Zaragoza. Los trenes de cercanía trabajaban a media máquina. 

Fuente

AFP

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.