El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, anunció el cierre de todas las comunicaciones por aire y mar con Aruba, Curazao y Bonaire como medida de combate al contrabando de extracción y “para establecer una restructuración y una defensa de los intereses económicos de Venezuela, que son sagrados”.

Para cumplir esta medida, el gobernante venezolano ordenó la “inmediata toma de todos los puertos y aeropuertos por dónde nos comunicamos y se hace labor de intercambio comercial y de pasajeros con Aruba, Curazao y Bonaire”.

Maduro dijo que el tiempo establecido espera que “las autoridades de estas tres islas tomen medidas que hemos exigido durante más de dos años (...) parece que le hablamos a una pared”.

Explicó que han detectado como de manera ilegal llega desde Venezuela a los países caribeños oro, coltán, cobre y diamante, así como productos alimenticios por parte de mafias, "y allá no les hacen nada”.

El jefe de Estado venezolano pidió que se aceleren los trabajos de un acuerdo para un “comercio sano”.