Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Miles de empleados protestan en Londres, Glasgow y Belfast por bajo salario

Miles de empleados del sector público protestaron hoy en Londres, Glasgow y Belfast para pedir el fin de las medidas de austeridad y a favor de mejoras salariales.

A las manifestaciones, organizadas por la Confederación británica de Sindicatos (TUC, por sus siglas en inglés), se sumaron maestros, enfermeras, funcionarios públicos y personal de limpieza de hospitales, que portaron pancartas bajo el lema "El Reino Unido necesita un aumento de sueldo".

Estas protestas tuvieron lugar después de que enfermeras y los trabajadores del sector público fueran esta semana a la huelga en demanda de mejoras salariales, ya que sus ingresos se vieron afectados por las medidas de austeridad aplicadas por el Gobierno.

Empleados de museos, aeropuertos, puertos, tribunales y centros de asesoramiento de empleo fueron al paro esta semana, así como los trabajadores de la sanidad pública en protesta por la falta de una mejora de sus ingresos, pues muchos permanecen congelados.

Según el TUC, el poder adquisitivo de los trabajadores está en su peor momento desde el año 2008, cuando empezó la crisis.

La secretaria general del TUC, Frances O'Grady, dijo que hubo una gran participación hoy de los trabajadores y que esto envía un claro mensaje al Gobierno de coalición -formado por conservadores y liberaldemócratas- de que debe haber un aumento de sueldo.

O'Grady agregó que un director de una compañía gana 175 veces más que un empleado con un sueldo medio.

En Londres, los trabajadores marcharon por el Parlamento de Westminster hasta llegar a Hyde Park, en el centro de la ciudad.

"Nuestro mensaje es que después de los más altos y prolongados recortes de sueldos de la historia documentada, ya es hora de terminar con este bloqueo que ha dejado a la amplia mayoría fuera del reparto de la recuperación económica", declaró el secretario general del Congreso de Sindicatos (TUC, por "Trades Union Congress) de Gran Bretaña, Frances O'Grady.

"Una economía que encuentra dinero para bajar los impuestos de los ricos (...), mientras el resto enfrenta un bloqueo de sueldos y fuertes recortes en el sistema de protección social -que cualquiera de nosotros puede necesitar- no es de provecho para la mayoría", agregó.

El lunes 13 de octubre, cientos de miles de empleados del servicio británico de sanidad pública fueron a la huelga por primera vez desde 1982, en protesta por la negativa del gobierno a aumentar sus salarios.

En julio, más de un millón de empleados del sector público también fueron a la huelga en protesta por los recortes presupuestarios y salariales, según cifras de los sindicatos, el mayor paro contra el gobierno conservador de David Cameron.