Foto AFP



Más de un centenar de ejemplares del Quijote o sobre la obra maestra de Miguel de Cervantes se exponen desde hoy en el Instituto Cervantes de Pekín, con ediciones para todo tipo de público: cervantinos, bibliófilos o incluso niños.

Con ocasión del Día Mundial del Libro, el centro dio hoy por inaugurada la exposición, que aúna un total de 110 ejemplares procedentes del coleccionista chino Liu Ruiming.

En ella está la primera versión de la parte inicial del Quijote, que data de 1933 y lleva el título "El héroe mágico", traducida del inglés, con aportaciones propias, por Lin Shu y Chen Jialin.

"Es una versión libérrima", dijo a Efe Alberto Antolín Encinas, jefe de biblioteca del Instituto Cervantes en Pekín y quien ha dirigido la selección, catalogación y clasificación de la muestra, parte íntegra de la biblioteca personal de Liu.

Sobre la muestra, que hoy visitaron decenas de curiosos, Antolín explicó que en el primer bloque también hay una versión de 1978, "publicada con motivo de la visita del Rey Juan Carlos a China".

Asimismo, se incluye una edición ilustrada por Dalí y otra de 2006, con ocasión de la inauguración del Instituto Cervantes en Pekín y que fue traducida por el hispanista chino y doctor honoris causa de la Universidad de Lleida (UdL) desde 2014, Dong Yansheng, el primero en pasar el Quijote del español al mandarín.

Un segundo bloque de la exposición invita al visitante al mundo de las adaptaciones, con ediciones en "pinyin" (el sistema de transcripción fonética del mandarín a la escritura latina) y hasta versiones en formato de cómic para atraer a los más pequeños.

El último bloque, llamado "Otros quijotes", consiste en una selección de obras que exponen la influencia del Quijote en escritores españoles como Andrés Trapiello y Miguel de Unamuno, así como ejemplares muy particulares, como es el caso de la adaptación para un guión de cine soviético de 1958 de un autor anónimo.

Además, se encuentra la adaptación teatral "Don Quijote Liberado", realizada en 1948 por A.V. Lunacharsky, además de documentos "con muchísimo valor, que no se encuentran en apenas ningún coleccionista", apunta Antolín.

Un especial conjunto que forma parte de la biblioteca privada de Liu Ruiming, bibliófilo, economista, periodista e hispanista que vivió durante años en Barcelona y que cuenta en su haber con alrededor de 5000 volúmenes dedicados a la cultura en español, de los cuales unos 500 son sobre Cervantes.

Un homenaje íntimo que el coleccionista comparte con el público de Pekín hasta el próximo septiembre en el Instituto Cervantes, donde también se puede ver una colección de fotografías de los rincones, edificios y esculturas más emblemáticos de la capital española, parte crucial de la vida de Miguel de Cervantes.

Exposiciones con las que el Instituto Cervantes pretende acercar un poco más al público chino al más célebre autor español, cuando se conmemora el IV centenario de su fallecimiento.

Por EFE