Cargando contenido

En caso de que el tratamiento funcione, podrían tener listas hasta un millón de dosis para septiembre. 

Vacuna de la COVID-19
AFP

La Universidad de Oxford anunció este viernes que ampliará a más de 10.000 personas la participación en los test de vacunas diseñadas para combatir el coronavirus e incluirá entre ellas a individuos mayores de 70 años y a niños de edades comprendidas entre los 5 y los 12 años.

Esta universidad británica, a través del Instituto Jenner para la Investigación de Vacunas, inició la primera fase de pruebas el pasado mes de abril con 1.000 personas sanas menores de 56 años, a los que ahora se unen, en la segunda, más de 10.200 personas incluyendo a los nuevos grupos de edad.

Le puede interesar: El coronavirus mata más jóvenes en Brasil que en otros países

"Ya hubo mucho interés de personas mayores de 55 años para participar en la primera fase del estudio, pero no podían ser seleccionados. Ahora podremos incluir a grupos de mayor edad para continuar con la evaluación de la vacuna", explicó a la cadena BBC Sarah Gilbert, profesora de Virología del Instituto Jenner.

¿Cómo va la vacuna del COVID-19?

Además de los mayores de 70 años y los niños de entre cinco y 12, los expertos también estudiarán el efecto que tienen diversos tratamientos para la COVID-19 sobre el sistema inmunológico en sujetos de edades comprendidas entre los 56 y los 69 años.

En concreto, los investigadores suministrarán a los participantes dosis de diferentes vacunas experimentales, como la "ChAdOx1nCoV-19", para después comparar entre los grupos las diferencias entre un tratamiento y otro.

Los expertos del Instituto Jenner estiman que este estudio podría prolongarse entre dos y seis meses, dependiendo de cuántos individuos están expuestos al virus.

Lea también: "Es desconsiderado que los bandidos se queden con la plata de las ayudas": Contralor

Las pruebas efectuadas en monos hasta la fecha con la "ChAdOx1 nCoV-19" indican que los animales inoculados con esta vacuna han desarrollado un cierto grado de protección ante la COVID-19.

Los científicos han destacado que la presencia del virus era menor en los pulmones y vías respiratorias de los primates que recibieron la vacuna, pero advierten que estos resultados quizá no puedan trasladarse a humanos.

Asimismo, prevén que, en caso de que el tratamiento funcione, podrían tener listas hasta un millón de dosis para el próximo septiembre. 

Fuente

EFE

Encuentre más contenidos

Fin del contenido