Cargando contenido

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Tormenta Nieve
La tormenta llega después de otra similar que cubrió de nieve hace dos semanas gran parte del este de Norteamérica.
AFP

El intenso fenómeno se ha intensificado en el noreste, donde golpea a las ciudades de Nueva York y Boston, y se desplaza hacia el sur del Atlántico.

Asimismo, desde el Servicio Meteorológico Nacional se advirtió incluso sobre el riesgo de caída de iguanas de los árboles, debido a que quedan congeladas temporalmente.

En las principales calles de Nueva York  hay decenas de máquinas esparcidoras de sal y quitanieves para poder remover capas de nieve que superan hasta los diez centímetros de altura.

Puede leer: Ucrania: En medio de esfuerzos diplomáticos por tensión EE. UU. envía tropas a Europa

Ante esta situación el alcalde Eric Adams pidió, a través de la red Twitter a los neoyorquinos, quedarse en casa pues "la madre Naturaleza suele hacer lo que quiere".

Aparte del transporte terrestre que ha resultado afectados, el aéreo también padece las graves consecuencias del intenso invierno, pues se ha estimado que al menos 3.500 vuelos han sido cancelados. Asimismo, se ha comunicado que unos 700 vuelos programados para este domingo también fueron suspendidos.

Ante las emergencias ya ocasionadas se ha advertido sobre "condiciones peligrosas de tormenta de nieve" a lo largo las costas del Atlántico y Nueva Inglaterra, con acumulaciones de nieve previstas de más de 60 cm en las afueras de Boston. 

Le puede interesar: Se derrumba puente en Pittsburgh antes de la visita de Joe Biden a la ciudad

Lo preocupante de la situación es que los pronósticos hablan de nevadas de entre 60 y 120 cm por hora, y los fuertes vientos amenazan con provocar "cortes de energía dispersos". 

De acuerdo a los gobiernos de los estados de Nueva York y Nueva Jersey declararon el estado de emergencia y la alcaldesa de Boston, Michelle Wu, decretó emergencia por nieve. "Se va a poner bastante feo", señaló Wu en una entrevista televisiva este sábado. "Va a ser una tormenta histórica", acotó.

Así las cosas los habitantes de Massachusetts se apresuraban el viernes a comprar comestibles, así como un productos para derretir el hielo y la nieve con la intención de ayudar a mantener despejadas las aceras y las entradas de sus casas. 

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.