La guerra en Yemen dejó casi 7.700 muertos, de los cuales al menos 1.546 niños, desde la intervención hace dos años de una coalición militar bajo mando saudí en apoyo al gobierno, indicaron este lunes las agencias de la ONU.

Entre marzo de 2015 y el 10 de marzo, al menos 1.546 niños murieron y 2.450 fueron mutilados, indicó el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef). Se trata de 1.022 niños y 478 niñas muertas, así como otros 46 "de sexo desconocido", agregó en un comunicado.

Durante el mismo periodo, 1.801 niños y 649 niñas resultaron mutilados por la guerra, según la Unicef que da cuenta además de 1.572 niños utilizados como niños soldados.

La agencia de la ONU contabilizó además 212 ataques contras escuelas y 95 contra hospitales durante el mismo periodo.

El conflicto en Yemen se intensificó desde la intervención en marzo de 2015 de una coalición militar árabe bajo mando saudí para apoyar a las fuerzas leales al presidente Abd Rabbo Mansur Hadi frente a los rebeldes hutíes, que tomaron la capital Saná en septiembre de 2014.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) el conflicto dejó casi 7.700 muertos y más de 42.550 heridos desde que intervino la coalición.

Por: AFP