El presidente Juan Manuel Santos se refirió a la declaraciones de su homólogo de Venezuela, Nicolás Maduro, quien dijo que era su padre y tenía que arrodillarse a pedirle la bendición, y le respondió que no permitirá que insulte a Colombia.

Antes de su viaje a Pamplona, Norte de Santander, Santos aseguró que a él “lo pueden insultar todo lo que quieran, personalmente no me importa, pero que no insulten al pueblo colombiano”.

Antes de esta respuesta, la canciller María Ángela Holguín había asegurado que el Gobierno colombiano no entraría en polémicas con Venezuela e hizo un llamado para que se “ocupe” de resolver sus problemas internos.

Cabe recordar que el presidente Santos ya había dicho que el Gobierno de Nicolás Maduro quiere desviar la atención de sus problemas buscando un conflicto en el exterior.