Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Migrantes hondureños que van rumbo a EE.UU.
Los migrantes hondureños que participan en una caravana que se dirige a los Estados Unidos cruzan el río Suchiate, frontera natural entre Guatemala y México, en una balsa improvisada, en Ciudad Tecún, Uman, Guatemala.
AFP

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, aseguró -en su habitual conferencia matutina- que su gobierno no entrará en confrontaciones ni pleitos con Estados Unidos.

La declaración se dio tras ser cuestionado por las amenazas que lanzó el fin de semana el presidente de EE.UU., Donald Trump, de cerrar la frontera sur si México no frena de inmediato la migración ilegal, y de recortar al menos 500 millones de dólares en asistencias para Guatemala, Honduras y El Salvador. 

"Claro que tenemos que ayudar porque por nuestro territorio pasan migrantes centroamericanos y tenemos que ordenar esa migración, que sea legal y al mismo tiempo se protejan los derechos humanos. En eso estamos, pero serenos", aseguró el mandatario. 

Lea aquí: Trump amenaza nuevamente con cerrar la frontera con México 

López Obrador señaló que México tiene que colaborar, aunque el número de personas de origen mexicano que está siendo deportado por Estados Unidos disminuyó y representa ahora entre un 10 y un 15% del total. 

El presidente mexicano reiteró que lo mejor es mantener una política de amistad y buena vecindad con el gobierno de Estados Unidos, por lo que había que actuar con prudencia. 

Por su parte, la secretaria de Seguridad Nacional (DHS, en inglés) de Estados Unidos, Kirstjen Nielsen, pidió este lunes que se desplacen más efectivos a la frontera con México y que se incremente el número de migrantes devueltos al país vecino.

En una circular enviada al comisionado de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, en sus siglas en inglés), Kevin McAleenan, Nielsen solicitó que lleve a cabo de "inmediato" una reasignación temporal de personal y recursos en el linde para afrontar el flujo de migrantes, según un comunicado del DHS.

De interés: Trump busca poder deportar a menores inmigrantes no acompañados

De acuerdo a esas instrucciones, "la CBP acelerará sus planes de reubicación de hasta 750 funcionarios hacia los sectores de la Patrulla Fronteriza que están afectados por la emergencia".

Asimismo, Nielsen indicó que la Patrulla Fronteriza puede estudiar un aumento de esa cifra y está autorizada a superarla, aunque deberá notificar si se planea que las reasignaciones superen los 2.000 efectivos.

"Volveremos a desplegar inmediatamente cientos de miembros de la CBP en la frontera para responder a esta emergencia. Buscaremos de forma urgente refuerzos dentro del DHS y de otras agencias. Y requeriremos a aquellos que buscan entrar en Estados Unidos que esperen en México hasta que una corte migratoria revise sus peticiones", dijo Nielsen en el memorando.

Fuente

Sistema Integrado de Información y EFE

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.