Cargando contenido

Foto: AFP


El monstruoso huracán Patricia se acerca este viernes a la costa oeste de México como el más poderoso jamás registrado en el mundo, por lo que las autoridades se declararon en máxima alerta y la población se preparaba para recibir el impacto.


Patricia, categoría 5, la máxima en la escala Saffir-Simpson, presenta vientos sostenidos de 325 km/h, superando los 315km/h del tifón Haiyan que devastó a Filipinas en noviembre de 2013.


"El país enfrenta una amenaza de gran escala. La prioridad del (gobierno) es proteger y salvar la vida de los mexicanos", escribió en Twitter el presidente Enrique Peña Nieto.


Patricia "es el más peligroso (huracán) que se haya registrado en el mundo", dijo el presidente.


El gobierno mexicano se ha declarado en emergencia y ha ordenado el desalojo de pequeñas poblaciones costeras, el cierre los puertos de varios estados, la suspensión de clases en zonas de riesgo, en tanto procede a evacuar turistas mexicanos y extranjeros del balneario de Puerto Vallarta.


"Ningún huracán de esta magnitud había impactado el Pacífico mexicano", tuiteó el mandatario.


En su reporte de las 18H00 GMT, el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos (NHC) detalló que Patricia mantiene vientos sostenidos de 325 km/h en su trayecto hacia la costa oeste mexicana con potenciales efectos "catastróficos" cuando toque tierra la tarde de este viernes.


El fenómeno, unos 135 km al suroeste del puerto de Manzanillo, en el estado de Colima, se desplaza a 19 km/h.


Las autoridades advierten que un huracán de esta magnitud es capaz de levantar automóviles, destruir casas que no estén cimentadas con acero, varilla y cemento y arrastrar a personas en las calles.


Se pronostica que el fenómeno toque tierra a las 5H00 o 6H00 de la tarde (22H00-23H00 GMT) en el estado de Jalisco, en una zona entre el centro vacacional de Puerto Vallarta y Manzanillo.


Según el Fondo Nacional de Desastres de Gobernación, unas 400.000 personas viven en zonas vulnerables al fenómeno.


Vallarta se protege


En Puerto Vallarta, balneario en el estado de Jalisco, ubicado en la trayectoria de Patricia y donde se estiman habían unos 21.000 turistas mexicanos y 7.000 extranjeros, ya llovizna, el cielo se nubla y aumenta el oleaje del mar.


"En la zona hotelera que da a la playa, ahorita no hay un solo turista, ya fueron desalojados todos", dijo a la prensa el secretario de Turismo de Jalisco, Enrique Ramos, quien se encuentra en Puerto Vallarta.


Explicó que un número indeterminado de turistas han sido trasladados a refugios anticiclónicos, otros se disponen a salir de la zona de impacto en autobuses de pasajeros o vía área de manera gratuita, en tanto se invita a los visitantes que tengan automóvil a llevar consigo a otras personas.


La mayoría de los comercios están cerrados, con los vidrios con cinta adhesiva cruzadas en "X" para protegerlos de los vientos mientras algunas personas acuden a comprar gasolina, alimentos y agua potable.


"La verdad es que la gente esta reaccionando hasta ahorita, se ve que ya las tiendas están cerradas. He tenido que regalar varias cintas canelas (para los vidrios) a personas que no se previnieron", comenta Ramiro Arias, propietario de un comercio de marcos.


En un parada de autobús, un conductor advierte a gritos a pasajeros que esperan nerviosos abordar la unidad que dejarán de prestar el servicio alrededor del medio día ante la cercanía de Patricia.


Los turistas que se encuentran en los puertos vacacionales de la zona ya empezaron a ser trasladados a refugios en zonas altas, otros fueron enviados a la ciudad de Guadalajara y algunos regresaron a su lugar de origen, informó de su lado a través de Televisa el secretario de Turismo, Enrique de la Madrid.


Gobierno en "emergencia"


Miguel Angel Osorio Chong, secretario de Gobernación, informó que se tienen previstos numerosos refugios anticiclónicos para recibir "a miles y miles de personas" de los estados de Jalisco, Colima y Nayarit, los más vulnerables.


Los poblados cercanos al volcán de Fuego de Colima también han sido desalojados ante el temor de que la ceniza acumulada en las laderas del coloso, con intensa actividad en las últimas semanas, pueda combinarse con la lluvia y desatar una devastadora avalancha.


Según la Comisión Nacional del Agua (Conagua), el huracán es "tan grande e intenso" que puede atravesar las dos Sierras Madres del país y entrar en el Golfo de México para después internarse en Estados Unidos.


Por su ubicación geográfica, México es susceptible de ser golpeado entre mayo y noviembre por huracanes tanto en su costa del Pacífico como del Atlántico.


En 2013, mientras el huracán Manuel golpeaba por el Pacífico, la zona del Atlántico era azotada por el ciclón Ingrid, dejando ambos fenómenos 157 muertos y al menos 1,7 millones de damnificados.


Por: AFP