Foto: Ingimage

Un joven migrante iraquí logró esconderse bajo un autobús y, agarrado al eje trasero del vehículo, viajó desde Belgrado, en Serbia, hasta Zagreb, antes de ser descubierto en los alrededores de la capital croata. El iraquí, de 21 años, no se lastimó durante su periplo, pero fue examinado por médicos, anunció el jueves la policía croata en un comunicado, en el que agregaba que estaba tratando de aclarar en qué circunstancias viajó el joven. El diario Jutarnji List, citando a responsables de la compañía de transporte Cazmatrans, a la que pertenecía el autobús, informó que el migrante se había colado el martes bajo el vehículo, arriesgando su vida en un trayecto de algo más de 400 km y que duró cinco horas. "Hemos oído un ruido fuerte procedente de debajo del autobús [...], se lo hemos dicho al conductor, quien ha detenido el vehículo" a la altura de Ivanic Grad, a 40 km al sureste de Zagreb, declaró al diario uno de los pasajeros. En cuanto el vehículo se detuvo, el joven, al parecer consternado, salió de su escondite arrastrándose, con la cara llena de barro y las manos ensangrentadas, explicó el pasajero. Pese al cierre de fronteras a principios de 2016, la ruta de los Balcanes, que incluye a Croacia, sigue siendo utilizada por numerosos migrantes irregulares que desean llegar a los países occidentales de la Unión Europea. Foto: AFP