Dada la gran afluencia de personas, aumentó la presencia de fuerzas de seguridad en la Ciudad Vieja -en el territorio ocupado de Jerusalén.

Muro de los lamentos
Muro de las Lamentaciones
AFP

Decenas de miles de judíos se congregaron hoy para orar en comunión y ser bendecidos por cientos de sacerdotes frente al Muro de las Lamentaciones, en la Ciudad Vieja de Jerusalén, durante la tradicional celebración de la Bendición Sacerdotal de la Pascua judía (Pésaj).

En esta ceremonia conocida como Birkat Kohanim, Bendición de los "Cohanim" (literalmente "sacerdotes"), participan cientos de clérigos apellidados Cohen -descendientes varones del bíblico Aron, hermano de Moisés-, quienes bendicen a los presentes frente a este vestigio del Segundo Templo, el lugar más sagrado del judaísmo.

"El segundo día de Pésaj, generalmente los Cohanim bendicen al pueblo de Israel. Cuando existía el templo, los judíos venían de todo Israel y el gran Cohen los bendecía", explica la religiosa Sarah Levi, nacida en Irak, y que llegó con sus padres a la región montañosa de la Baja Galilea cuando tenía cuatro años.

Bajo un calor bochornoso y protegiéndose del sol con sus mantos de rezo, de color blanco con rayas negras o azules, los hombres judíos rezan en el área del Muro reservada para ellos, y las mujeres en uno de los laterales, separados por una barrera.

"Venimos de todos los puntos de Israel. Nosotros somos de Yokneam, en el norte, y otros muchos vienen del sur solamente para estar en el lugar más sagrado que tenemos, donde una vez estuvo el Templo", matiza Levi, consciente de que esta constituye una de las tres festividades de peregrinación a la Ciudad Santa.

Dada la gran afluencia de personas, aumentó la presencia de fuerzas de seguridad en la Ciudad Vieja -en el territorio ocupado de Jerusalén Este-, con un despliegue de "unidades policiales, agentes de fronteras y unidades especiales", según su portavoz, Micky Rosenfeld.

"Es una bendición no solo para el pueblo de Israel sino también para el mundo entero. El rezo es para que Dios bendiga a todos los seres del mundo, para que haya paz, amor, sustento, y todos los pueblos vivan bien", concluye Levi.

Fuente

Encuentre más contenidos

Fin del contenido