Cargando contenido

Además se registró el accidente de un helicóptero con funcionarios que dejó dos muertos.

Los protocolos en caso de sismo fueron activados por las autoridades de Ciudad de México.
Los protocolos en caso de sismo fueron activados por las autoridades de Ciudad de México.
AFP

Cerca de 570 mil usuarios en México se quedaron sin servicio de electricidad tras un potente terremoto de 7.2 grados de magnitud a 10 kilómetros de profundidad que no dejó personas afectadas, pero causó pánico, debido a que se registraron más de 220 réplicas. (Lea: Dos muertos deja accidente aéreo tras terremoto en México)

"Sólo se reportan daños materiales en los municipios de Pinotepa Nacional y Santiago Jamiltepec, pero ya fueron habilitados albergues para apoyar a las personas afectadas", reportó en Twitter el gobierno de Oaxaca, en el sureste de México, que aún no se repone de la devastación que dejó otro fuerte sismo el 7 de septiembre pasado.

Ante la magnitud del movimiento, se instaló el Comité Nacional de Emergencias para hacer una revisión minuciosa de eventuales daños, tuiteó por su parte el presidente de México Enrique Peña Nieto.

"Hasta este momento no se tiene reporte de pérdidas humanas o de personas lesionadas", dijo el vocero de la presidencia Eduardo Sánchez a la cadena local Televisa.

En Ciudad de México, en tanto, el sismo provocó entre sus habitantes crisis de nervios, ante el vivo recuerdo del terremoto de septiembre pasado.

Cientos de personas abandonaron edificios y los hospitales evacuaron a los enfermos hacia explanadas o en medio de las avenidas de la zona céntrica de la capital para protegerse.

"Salimos corriendo, es lo único que podemos hacer", dijo con los ojos llenos de lágrimas Kevin Valladolid, de 38 años, quien reside en el barrio Roma, uno de los más afectados por el sismo del pasado 19 de septiembre, tanto por número de derrumbes registrados como por los daños estructurales en edificios.

"La verdad es que estamos ya bastante alterados. Con cualquier sonido de alarma lloramos, estamos muy estresados, vivimos un flash back", dijo Kevin en referencia al sismo del 19 de septiembre pasado, de magnitud 7,1, que provocó derrumbes en la Roma y el colindante barrio Condesa, varios de los cuales aún no han sido removidos.

- "Terriblemente fuerte" -

Parada en medio de una avenida de la colonia Roma y sin quitar la vista de su departamento ubicado en un quinto piso, Graciela Escalante, de 72 años, apenas podía hablar.

"Estuvo terriblemente fuerte. Apenas si pudimos bajar, fueron las escaleras más largas del mundo, pero pudimos salir antes de que la tierra se empezara a sacudir... creímos que se caería todo otra vez", dijo sin soltar la mano de su hija.

El portal de noticias Animal Político difundió un video de un habitante de Condesa que aseguró que se cayó la fachada de un edificio. En las imágenes se observa polvo y gente corriendo.

Sánchez, el vocero de presidencia, confirmó ese derrumbe marginal.

La Universidad Nacional Autónoma de México, la más importante del país, suspendió clases y actividades en Ciudad de México, zonas conurbanas y el vecino estado de Morelos para hacer inspecciones de seguridad.

Los servicios de luz no fueron interrumpidos más que en algunas zonas del oriente de la capital mexicana.

Tras la alerta sísmica se activaron todos los protocolos y se estableció comunicación con los estados en los que se sintió el sismo, indicó el ministro de Gobernación (Interior) a través de su cuenta de Twitter.

Casi una hora después del sismo de 7,2, se han producido varias réplicas, la más fuerte fue de 5,8.

El sismo se sintió con fuerte intensidad en Acapulco, Guerrero, donde los turistas desalojaron momentáneamente los hoteles. También sacudió el estado de Puebla.

 

Fuente

Encuentre más contenidos

Fin del contenido