Foto AFP


Miles de personas salieron a las calles en varias ciudades de Turquía, sobre todo en Estambul y Ankara, para expresar su malestar con la decisión del Gobierno de Estados Unidos de reconocer Jerusalén como capital de Israel.


En Ankara, la capital turca, la marcha de protesta se dirigió hacia la embajada de Estados Unidos en la ciudad, informaron las emisoras turcas en directo.

En Estambul, la principal ciudad del país, miles de reunieron en a gran mezquita de Fatih para dirigirse hacia el distrito de Sarachane, en la parte europea de la ciudad, llevando banderas palestinas y turcas, al tiempo que gritaban eslóganes contra Israel y contra Estados Unidos.

La policía turca ha tomado para hoy medidas extremas de seguridad en los entornos de la mezquita Fatih. (Enfrentamientos en los territorios palestinos tras el reconocimiento de Jerusalén como capital de Israel)

Mientras, en otros 39 distritos de Estambul estaban previstas pequeñas marchas tras el rezo musulmán de los viernes.

En Ankara, los manifestantes se reunieron en las mezquitas de Kocatepe y Hacibayram, las dos más grandes y populares de la ciudad.

La policía capitalina ha tomado también medidas extremas de seguridad en torno a la embajada de Estados Unidos para prevenir cualquier intento de ataques contra la legación.

Un pequeño grupo izquierdista se manifestó directamente delante de la embajada estadounidense con lemas como "Abajo con el Imperialismo Americano", y cuando intentaron quemar una bandera del Estado de Israel la policía intervino para impedirlo.

Mientras, en numerosas otras localidades del país, responsables locales del gobernante e islamista Partido de Justicia y Desarrollo (AKP) hicieron un llamamiento para protestas hoy contra la decisión de Estados Unidos.

Turquía es junto a Egipto el principal aliado de Israel en el mundo musulmán, con el que mantiene relaciones comerciales, política y diplomáticas desde hace décadas.

Sin embargo, desde el violento asalto israelí a la llamada "Flotilla de la Libertad" para Gaza en 2010, en el que murieron diez personas de origen turco, las relaciones se han tensado, si bien fueron oficialmente normalizadas el año pasado.

Por EFE