Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Militares en Malí se tomaron el poder
Militares en Malí se tomaron el poder
AFP

La junta que tomó el poder esta semana en Malí anunció este domingo por la noche una transición de tres años dirigida por un militar, y aceptó liberar al presidente depuesto, Ibrahim Boubacar Keita, al que tiene arrestado desde el martes.

"La junta afirmó que desea realizar una transición de tres años para revisar los fundamentos del Estado maliense. Esta transición estará dirigida por un órgano presidido por un militar, que al mismo tiempo será jefe del Estado", indicó a la AFP una fuente de la delegación de la Comunidad Económica de África Occidental (Cedeao) presente en Bamako, al término de la segunda jornada de negociaciones con los militares.

Lea también: Bolsonaro amenaza a periodista con golpearlo por cuestionarle sobre su esposa

Un miembro de la junta confirmó a la AFP "los tres años de transición con un presidente militar y un gobierno compuesto mayoritariamente por militares".

Según la misma fuente de la Cedeao, la junta se comprometió a "liberar al presidente Keita", al que tiene detenido desde el golpe de Estado del martes, "que podrá volver a su domicilio" de Bamako. "Y si desea viajar para recibir cuidados médicos, no hay problema", precisó. 

En cuanto al primer ministro, Boubou Cissé, que fue arrestado al mismo tiempo que el presidente Keita y que está detenido en el campo militar de Kati, a las afueras de la capital, "obtuvimos de la junta que acepte que [sea transferido] a una residencia vigilada en Bamako", agregó el responsable. Por su parte, la fuente de la junta confirmó estas informaciones.

Le puede interesar: Hinchas del PSG atacaron a la Policía en París luego de perder la Champions

En el segundo día de negociaciones se produjeron avances, aunque todavía no se ha alcanzado ningún acuerdo completo. Los diálogos se reanudarán el lunes.

"Pudimos entendernos en algunos puntos pero no en el conjunto de los puntos de discusión", declaró tras una reunión de varias horas el jefe de la delegación de la Cedeao, el expresidente nigeriano Goodluck Jonathan, quien recibió el encargo de restablecer "el orden constitucional" en Malí. 

Varios miembros de la Cedeao pudieron el sábado ver al presidente depuesto, que anunció el martes su dimisión bajo presión de los militares y desde entonces se encuentra arrestado.

"Hemos visto al presidente Keita", confirmó Goodluck Jonathan, quien aseguró que "iba bien".

La delegación de la Cedeao ya se había reunido antes durante media hora con miembros del Comité Nacional para la Salvación del Pueblo (CNSP), instancia creada por los militares golpistas, entre los que había el coronel Assimi Goita, nuevo hombre fuerte de Malí.

Los militares, aclamados por la calle

El presidente de la Comisión de la Cedeao, Jean-Claude Kassi Brou, subrayó "la voluntad de realmente avanzar de los militares" y expresó el deseo de los países de África Occidental de encontrar "una solución que satisfaga primero a los malienses y que sea beneficiosa para todos los países de la zona".

"Esperamos poder finalizar todo esto entre hoy y el lunes", añadió.

Un miembro de la delegación explicó que las negociaciones deben avanzar rápidamente: "Necesitamos resultados ya que el 26 de agosto los jefes de Estado de la Cedeao se reunirán para decidir si refuerzan las sanciones contra la junta militar o las aflojan".

Los países vecinos de Malí, reunidos en una cumbre extraordinaria, reclamaron el jueves la "reinstalación" del presidente y decidieron enviar una delegación a Bamako para apoyar un "retorno inmediato al orden constitucional".

Lea también: Tormenta Laura deja al menos cinco personas muertas en Haití

Keita, que llegó a la presidencia en 2013 y fue reelegido en 2018, se confrontaba a una fuerte contestación en la calle liderada por la heterogénea coalición del M5-RFP que exigía su dimisión.

El golpe de Estado, condenado por la comunidad internacional, no suscitó una oposición significativa en Bamako, cuyas calles se llenaron de miles de personas el viernes para festejar la caída de Keita y aclamar a los militares.

La junta prometió impulsar rápidamente una "transición política".

Mientras las discusiones continúan en Bamako, cuatro soldados murieron el sábado en una explosión en el centro de un país marcado en los últimos años por la inestabilidad y la presencia de grupos yihadistas.

Fuente

AFP

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.