AFP

Unos 1.000 manifestantes salieron a las calles en París para protestar contras las medidas antiinmigración del presidente estadounidense Donald Trump, temporalmente bloqueadas desde el viernes por un juez federal. "Hemos venido para decir que no aceptamos el odio", explicó Michael Jacobs, un estadounidense de 20 años, co-organizador de la protesta, a la que asistieron tanto franceses como extranjeros. "Trump debe irse", "los refugiados son bienvenidos", "el pueblo unido, nunca dividido" cantaron los manifestantes, mayoritariamente en inglés. Un juez federal estadounidense, James Robart, de Seattle, otorgó el viernes de noche una medida de amparo que cesa temporalmente la orden ejecutiva de Trump de la semana pasada. La decisión de Robart es temporal, mientras termina de estudiar en profundidad el recurso presentado por el fiscal general del estado de Washington (oeste), Bob Ferguson. La orden ejecutiva de Trump impide la entrada de los ciudadanos de Irán, Irak, Libia Somalia, Sudán, Siria y Yemen durante 90 días. También bloquea el programa de acogida de refugiados durante ese lapso, y de forma indefinida en el caso de los sirios.