Todo explota días después de la renuncia del “zar de la belleza”, Osmel Souza, quien se despidió de la organización después de 40 años.

Por años Reyes fue mano derecha del zar de la belleza Osmel Souza.
Por años Reyes fue mano derecha del zar de la belleza Osmel Souza.
AFP

El escándalo ha tocado la puerta del Miss Venezuela, uno de los concursos de belleza más seguidos en el mundo, al conocerse denuncias de supuestos financiamientos a participantes por poderosos empresarios, algunos ligados al gobierno del país.

Viajes, camionetas del año, apartamentos y sobre todo grandes lujos, aparecen entre los beneficios que habrían recibido algunas modelos, muchas conocidas tanto en el ámbito local como en el internacional y ahora tildadas de “enchufadas”.

Dos ex participantes del certamen, Anarella Bono, hasta hace poco pareja de un alto funcionario del gobierno y Debora Menicucci, casada con el presidente del Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela, aseguraron que son muchas modelos que se han lucrado por el apoyo de personeros del oficialismo, entre ellos Diego Salazar, primo del ex presidente de petróleos de Venezuela, Rafael Ramírez y que además está preso por lavado de dinero.

Varios nombres salieron a relucir entre ellos el de Stefanía Fernández, Miss Universo 2009 y Claudia Suárez, finalista en miss Venezuela 2006, a quien se le vincula con el depósito de un millón de dólares en la Banca de Andorra.

Todo explota días después de la renuncia del “zar de la belleza”, Osmel Souza, quien se despidió de la organización después de 40 años al frente del concurso. En más de una oportunidad lo ligaron a una supuesta red de trata de modelos, señalamiento que descartó de plano.

A su lado por más de 25 años, estuvo Giselle Reyes, profesora del Miss Venezuela, quien en los últimos días también ha sido señalada.

“La que empezó con este show fue Annarella Bono, ella vivió conmigo cinco años, era modelo de mi agencia, y pone como que Gisselle Reyes es una proxeneta, imagínate tú. Jamás en mi vida he presentado a una mujer a algún hombre, pero es una campaña en contra de quien puede sustituir al zar de la belleza”, cuenta Reyes.

Reyes enfatiza que nunca observó nada extraño dentro de la organización por lo que se desliga de las acusaciones.

“No fueron dos días, desde el año 1995 soy la profesora oficial del Miss Venezuela y nunca vi que vendían a nadie o nada de nada. Yo me limitaba a entrar a la Quinta Miss Venezuela, dar mi clase de pasarela y retirarme, siempre fue así”, aclaró.

Adelanta que podría iniciar acciones legales contra quienes considera que han manchado su nombre.

Los señalamientos avivaron las denuncias de una red de trata de modelos que suenan desde hace varias décadas en el país.

El recuerdo de una situación incómoda viene a la cabeza de Vivian Sleiman, modelo venezolana hoy convertida en una afamada escritora. Su belleza llamó la atención de los organizadores de Miss Venezuela que la invitaron a formar parte del concurso en el año 2001, cuando tenía 20 años de edad. Sin embargo, fue testigo presencial del accionar de unos de los sonados “financistas”.

“Me llama alguien y me dice que tengo que ir donde un patrocinador, que donde ponía el ojo ponía la bala y que él decidía (...) en ese momento no fui, sino dos semanas después porque no entendía muchas cosas. Cuando voy me recibió en bóxer, calzoncillos blancos”. Después de esto, Vivian se desligó del concurso sin indagar más sobre estas prácticas.

Esta situación la dejó plasmada en uno de sus libros “Virgen a los 30” y decidió evocarla ante las nuevas denuncias que han salido en Venezuela. Se declara activista del popular movimiento internacional #MeeToo y llama a las jóvenes “a no caer en tentación y a aprender a decir que no”.

Una respuesta muy utilizada por María Gabriela Isler, Miss Venezuela 2012 y coronada Miss Universo en 2013 quien, según cuenta, es necesario ponderar la dignidad frente a la “vía fácil” que aparecen en los concursos de belleza.

Decisiones que tienes que tomar para no caer en círculos que pueden repercutir tu reputación directamente y tu credibilidad. Tuve que aprender a decir que no, tuve que aprender a elegirme a mí misma antes de elegir el dinero, la fama, el lujo, la comodidad y el facilismo. Escogí siempre el camino difícil”, enfatizó.

La organización Miss Venezuela anunció la reestructuración del concurso y la "revisión interna para determinar si algunos de sus relacionados, durante el curso de sus gestiones, ha incurrido en actividades que quebranten los valores y la ética del certamen". Por ahora es incierto si el certamen se realizará en el último trimestre del año, como ya es costumbre.

 
 
 

 

Miss Venezuela sacudido por denuncias de proxenetismo

Fuente
Temas

Encuentre más contenidos

Fin del contenido