Imagen de AFP

Cuatro policías murieron hoy en Río de Janeiro tras la caída de un helicóptero en un área próxima a la favela Cidade de Deus donde se registró un intenso tiroteo, según confirmaron fuentes oficiales. El helicóptero, perteneciente a la Policía Militar, intentó realizar un aterrizaje de emergencia, pero no consiguió y acabó estrellándose contra el suelo, lo que provocó la muerte de sus tripulantes, según las primeras informaciones del coordinador de comunicación del órgano, Ivan Blaz. Las autoridades también han barajado la posibilidad de que la aeronave haya sido abatida por los narcotraficantes de la zona y han iniciado una investigación para esclarecer los hechos. El aparato cayó en un área próxima a la favela de Cidade de Deus, donde a lo largo del día se registraron fuertes tiroteos entre agentes de las Unidades de la Policía Pacificadora (UPP) y criminales. El tiroteo obligó a las autoridades a interrumpir el tráfico de la línea amarilla, una de las principales carreteras de Río que conecta la zona oeste de la ciudad, en diversas ocasiones y muchos conductores dejaron sus vehículos para esconderse detrás del muro que separa las vías. El accidente se produjo a poco más de seis kilómetros del Parque Olímpico, el principal complejo deportivo de los Juegos de Río 2016, que concluyeron el pasado agosto. Al menos una persona fue detenida durante la operación policial, que continuará por tiempo indeterminado en la zona, según resaltó el secretario de seguridad de Río de Janeiro", Roberto Sá, en declaraciones recogidas por medios locales. Los agentes cercaron las principales vías de acceso a la favela de Cidade de Deus, un conjunto de barriadas pobres situado en la zona oeste de Río de Janeiro, impidieron la entrada de personas no identificadas y revisaron todos los vehículos que salían. Imágenes aéreas exhibidas por medios locales mostraron a los policías en varios puntos de la favela, con el apoyo de un vehículo blindado, así como barricadas en llamas. Cidade de Deus se hizo famosa mundialmente por la película homónima, dirigida por Fernando Meirelles y Kátia Lund, que trata sobre el narcotráfico en la favela y llegó a ser visitada por el presidente de los Estados Unidos, Barack Obama. Las bandas de narcotraficantes fueron expulsadas de la favela en 2009, cuando la policía instaló una comisaría permanente, la UPP, pero poco a poco han ido recuperando terreno en la zona.

Por EFE