Cargando contenido

La joven consumía metanfetaminas.

Kaylee Muthart
Facebook Katy Tompkins

Una mujer identificada como Kaylee Muthart, de 20 años, asustó a los residentes locales en Anderson, Carolina del Sur (Estados Unidos), cuando de repente se sacó los ojos con sus manos.  

El fatídico suceso ocurrió el pasado 6 de febrero a la salida de una iglesia, cuando la chica que se encontraba bajo los efectos de las drogas, específicamente metanfetamina, se atacó a sí misma. Los presentes intentaron detenerla, pero en medio de su delirio no lo permitió.  

De inmediato, llegó un equipo de ayuda para socorrerla y llevarla de emergencia al hospital más cercano. Una vez en el centro hospitalario, los médicos solo pudieron limpiar las cavidades oculares para evitar una infección, sin embargo, la joven ya estaba completamente ciega.  

La madre de la chica, Katy Tompkins, le explicó a la revista People que su hija comenzó a usar dicha droga hace seis meses, y que ese día al parecer la mezcló con otro químico, lo que generó sus desproporcionadas alucinaciones.  

"Fue una lucha, ni siquiera puedo explicar esa sensación cuando me enteré, fue horrible. Mi hija asegura que ese día vio que el mundo estaba 'boca abajo', y una voz le indicó que debía 'sacrificar sus ojos' para que todo regresara a la normalidad. Ella creía que todas las personas que habían muerto estaban atrapadas en sus tumbas, y que Dios estaba muy solo en el cielo y que hacía falta un sacrificio importante para permitir que las personas llegaran a él", confesó Tompkins.  

Según Katy, su hija se encuentra maravillosamente, y cada día que pasa, siente que la vida es más hermosa, ya que desde entonces no ha vuelto a consumir ningún tipo de estupefaciente.  

Kaylee fue dada de alta tres semanas después, y actualmente recibe tratamiento psiquiátrico, y próximamente recibirá unos ojos protésicos para preservar su estructura facial.

Fuente

Con información de People

Encuentre más contenidos

Fin del contenido