Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Embarazada
Embarazada
Foto: Ingimage

El Parlamento de Portugal aprobó con una amplia mayoría la ley de inseminación 'post-mortem', que permitirá que una mujer pueda usar el esperma conservado de su fallecido esposo siempre y cuando él haya dejado autorización escrita, en vida, para el procedimiento.

La mujer podrá inseminarse solo seis meses después de la muerte de su cónyuge y tendrá un plazo de hasta tres años para usar el esperma. En caso de que no quede embarazada en el primer intento de inseminación, podrá volver a hacerlo las veces que quiera hasta que lo logre, durante esos tres años, según explican medios locales como 'Público'.

Si el esperma se usa sin que el hombre haya dado su autorización, los responsables podrán ser castigados "con hasta dos años de prisión o una multa de 240 días", dice la ley aprobada.

El bebé nacido producto de esta inseminación 'post-mortem' será considerado hijo del fallecido, excepto si la mujer se casa con otra persona —que a su turno la autorice para someterse al procedimiento. En ese caso, el bebé será registrado como hijo del nuevo esposo, explica 'Público'.

La ley —aprobada el pasado 25 de marzo— pasa al presidente de Portugal, Marcelo Rebelo de Sousa, quien tiene la opción de enviarla al Tribunal Constitucional para revisión. Una vez el tribunal se pronuncie, Rebelo de Sousa anunciará si la promulga o si la objeta. Se espera que el pronunciamiento del mandatario se dé a más tardar las próxima semana.

La posible reglamentación de la inseminación 'post-mortem' en Portugal responde a una iniciativa adelantada por Ángela Ferreira, cuyo esposo falleció por cáncer en marzo de 2019. Antes de morir, él había dejado su autorización para que Ferreira usara su esperma para quedar embarazada.

La ley contó con el apoyo del Partido Socialista, el Bloque de Izquierda, Iniciativa Liberal, el Partido Comunista, el ecologista PAN, el Partido Ecologista Los Verdes y dos diputadas independientes. Solo votó en contra el sector de derecha del parlamento: Partido Social Demócrata, CDS-Partido Popular y Chega.

Fuente

Sistema Integrado Digital

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.