Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Nicaragua
Al parecer, los ciudadanos nicaragüenses tendrían como destino final Bogotá.
Foto: AFP

Las manifestaciones contra el presidente Daniel Ortega y su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo, comenzaron el 18 de abril pasado por unas fallidas reformas de la seguridad social y se convirtieron en una exigencia de renuncia del mandatario, después de once años en el poder con acusaciones de abuso y corrupción.

Ante la difícil situación en ese país, 14 ciudadanos llegaron a Barranquilla encendiendo las alarmas en las autoridades locales, teniendo en cuenta que en la capital de Atlántico ya hay cientos de migrantes venezolanos, quienes también arribaron a esa región debido a la grave crisis en el vecino país.

Al parecer, los ciudadanos nicaragüenses llegaron a Barranquilla luego de iniciar su travesía por la isla de San Andrés. Al llegar fueron recibidos por la Arquidiócesis de esa ciudad.

"Hace 21 días, en la parroquia Nuestra Señora De Lourdes recibí 14 nicaragüenses que llegaron a San Andrés y de allí a Barranquilla. Estamos emitiendo una alerta porque si hoy tenemos venezolanos, mañana tendremos también nicaragüenses, complicando así la situación que afronta nuestra ciudad y el país", expresó el padre Fidel Iglesias en entrevista a El Tiempo.

Según el sacerdote, lo más posible es que en el transcurso de los días lleguen más nicaragüenses a Barranquilla, aunque tendrían como destino final Bogotá.

Nicaragua amaneció este viernes paralizada casi en su totalidad, en protesta contra el presidente Daniel Ortega, a quien diversos sectores de la sociedad responsabilizan por la crisis sociopolítica que ha dejado centenares de muertos desde abril pasado.

Calles, mercados, colegios privados, centros comerciales, terminales de autobuses y otros puntos céntricos en diferentes ciudades, lucieron inusualmente desolados la mañana de este viernes, debido a que una aparente mayoría de nicaragüenses decidió sumarse a la protesta contra Ortega en toda Nicaragua.

En Managua, las calles mostraron un movimiento casi habitual en la medida que avanzaba la mañana, en especial en el centro de la ciudad, pese al cierre de negocios.

Este es el tercer paro nacional en Nicaragua contra Ortega, tras uno el 14 de junio, que obligó al Gobierno a permitir la presencia de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), y otro el 13 de julio, para mostró su rechazo a la celebración anual sandinista conocida como "El repliegue".

La oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Acnudh) ha responsabilizado al Gobierno de "más de 300 muertos", así como por ejecuciones extrajudiciales, torturas, obstrucción a la atención médica, detenciones arbitrarias, secuestros, violencia sexual, entre otras violaciones a los derechos humanos.

Dichas acusaciones también fueron negadas por Ortega, quien ha sostenido que se trata de un intento de "golpe de Estado".

Fuente

RCN Radio y EFE

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.