Cargando contenido

Foto AFP


Los niños gestados en zonas cercanas a pozos de "fracking" o fracturación hidráulica son un 25 % más propensos a tener un bajo peso al nacer, factor que puede derivar en mortalidad infantil u enfermedades, según un estudio publicado hoy por la revista Science.

La investigadora de la Universidad de Princenton (Nueva Jersey) Janet Currie lideró un estudio que entre 2004 y 2013 comparó la salud al nacer 1,1 millones de niños gestados a 1, 2 y 3 kilómetros de pozos de fracturación.

La conclusión, publicada hoy en Science, fue que los niños de madres que vivieron a menos de 1 kilómetro de los pozos durante el embarazo fueron un 25 % más propensos a nacer con bajo peso, que puede ser una causa de muerte o derivar en asma, trastorno por déficit de atención con hiperactividad u otras complicaciones.

Para estar más seguros de su hallazgo, los investigadores compararon hermanos gestados a diferentes distancias de los pozos.

Concluyeron que "aunque hay algunas pruebas de que vivir a 3 kilómetros de un pozo activo de 'fracking' puede tener efectos negativos en el útero, los mayores impactos en la salud son en niños nacidos de madres que viven a 1 kilómetro de estos pozos".

La "fracturación hidráulica" es una técnica que permite el acceso a bolsas de petróleo y gas a las que anteriormente no era posible llegar mediante la inyección en el subsuelo de una mezcla de agua y productos químicos a altas presiones para romper las rocas porosas que almacenan los combustibles y así liberarlos.

Acompañaron a Currie en el estudio investigadores de la Universidad de Chicago y de la Universidad de California.


Por EFE