Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

El coronavirus en Nueva Zelanda se ha combatido con confinamiento absoluto.
El coronavirus en Nueva Zelanda se ha combatido con confinamiento absoluto.
AFP

Nueva Zelanda suspendió este viernes su reciente espacio compartido de viajes con Australia por un brote de covid-19 en este último país, según anunció el gobierno neozelandés.

Lea además: EE. UU. cuestiona efectividad de desinfectar superficies para evitar contagios 

"Como se establece en nuestros protocolos de la burbuja transtasmana, los viajes entre Nueva Zelanda y Australia Occidental se suspendieron", aseguró en un comunicado el ejecutivo neozelandés, precisando que esperan más información sobre la situación.
 

La decisión se produjo después de que Australia Occidental anunciara un confinamiento de tres días de las regiones de Perth y Peel a partir de la medianoche del viernes al sábado debido a que un viajero dio positivo por el coronavirus. 

Los medios locales informaron que un hombre de unos 50 años había volado a Melbourne desde Perth el miércoles y había dado positivo a la prueba del coronavirus a primera hora del viernes.

"Pasó cinco días en Perth y ahora tenemos que asumir que era contagioso", dijo el primer ministro de Australia Occidental, Mark McGowan, en rueda de prensa. 

Familias y amigos se había podido reencontrar tras los primeros vuelos de la "burbuja" que permitía viajar sin restricciones entre Australia y Nueva Zelanda, desde el 18 de abril y luego de casi 400 días de cierre de fronteras por la pandemia de coronavirus.

Las frases "WELCOME WHANAU" (Bienvenida la familia, en maorí), estaban escritos en letras gigantes en un talud de una pista del aeropuerto en Wellington, la capital neozelandesa.

El acuerdo permitía que los pasajeros volaran entre Australia y Nueva Zelanda sin necesidad de efectuar una cuarentena obligatoria al llegar a su destino. 

Antes de la pandemia, los australianos representaban el 40 % de los turistas extranjeros que visitaban Nueva Zelanda, unos 1,5 millones de llegadas en 2019.

A su vez, cientos de miles de neozelandeses expatriados viven en Australia y, antes del coronavirus, muchos tomaban un vuelo regularmente para regresar al archipiélago. El trayecto dura tres horas.

Fuente

AFP

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.