Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Coronavirus Florida
AFP

La cuenta del COVID-19 en Florida, Estados Unidos aumentó este sábado con un récord de 9.585 nuevos casos en un día, mientras las autoridades de condados y ciudades ponen el acento en que cada cual es responsable de evitar el contagio de si mismo y los demás.

Según el Departamento de Salud estatal, desde el 1 de marzo ha habido 132.545 casos confirmados y 3.390 muertes por COVID-19 en el estado, que vive un repunte de la enfermedad desde que entró en la segunda fase de la reapertura económica este mes, con más de 33 casos nuevos en la última semana.

Lea aquí: Bolivia amplía un mes la cuarentena por aumento de casos de COVID-19

En las últimas 24 horas hubo 24 muertes relacionadas con el coronavirus y el número de personas que se sometió a pruebas para detectar el virus desde el 1 de marzo ascendió a 1.830.791, lo que significa un porcentaje de casos positivos del 7,2 %, según las cifras oficiales.

La edad media de los infectados en Florida está en 41 años, lo que refleja el aumento de los casos entre grupos de edad más jóvenes.

Aunque desde el 22 de junio las autoridades no brindan información sobre el nivel de ocupación de las unidades de cuidados intensivos (UCI), una web alternativa realiza un recuento con información de hospitales y al día de hoy están disponibles 1.290 de las 6.000 camas de UCI existentes en Florida.

Hasta ahora, a nivel estatal no ha habido marcha atrás en ese proceso de reactivación de una economía muy tocada por la COVID-19, salvo la prohibición de consumir alcohol en bares anunciada el viernes por el gobernador de Florida, Ron DeSantis.

Esa medida no está exenta de polémica, pues hay otros sitios, como restaurantes y cafeterías, donde la gente puede seguir reuniéndose a tomar bebidas.

Los medios locales recogen este sábado declaraciones de propietarios de bares en todo el estado en las que dicen sentirse discriminados y preocupados por el futuro de sus negocios.

Según el gobernador, la prohibición apunta a que los floridanos, especialmente los más jóvenes, eviten los espacios cerrados con poca ventilación, así como los lugares donde hay mucha gente y donde para poder conversar es necesario estar muy cerca de las otras personas.

Le puede interesar: Brasil llega a acuerdo para tener 100 millones de vacunas contra coronavirus

DeSantis no ha tomado, por el contrario, la medida que los profesionales de la salud más recomiendan: el uso obligatorio de mascarillas en los lugares públicos.

En muchos condados y ciudades es ya obligatorio. En Miami incluso se han establecido multas para quienes no cumplan con esa medida preventiva, que van de 50 a 500 dólares.

Fuente

EFE

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.