Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Obama promete luchar por aprobación de reforma migratoria antes del fin de su mandato

Presidente EE.UU. Barack Obama.


La aplicación de las medidas de alivio migratorio anunciadas en noviembre del 2014, y que beneficiarían a unos cuatro millones de indocumentados en Estados Unidos, tarda mucho más de lo esperado, admitió este jueves el presidente Barack Obama, quien sin embargo prometió no cesar en el empeño.


El paquete de medidas anunciado el año pasado ayudaría "a millones de madres y padres a permanecer en Estados Unidos con sus familias. Y aunque nos está tomando más de lo que esperábamos, sé que estamos del lado correcto de la ley", dijo Obama al hablar ante al Caucus Hispánico estadounidense.


Durante un discurso de poco más de 15 minutos y ante unos 2.000 invitados, Obama hizo una encendida defensa de la necesidad de hacer una completa reforma del sistema migratorio estadounidense, idea que quedó bloqueada sin esperanzas en el Congreso, controlado por el opositor partido Republicano.


Las medidas lanzadas por Obama en noviembre quedaron temporalmente bloqueadas por un juez federal del estado de Texas, que cuestiona la autoridad del presidente para emitir decretos sobre el tema.


En ese cuadro, Obama prometió que dedicará "cada día" que le resta en la Casa Blanca" insistirá en la necesidad de llevar adelante la reforma migratoria y "para restaurar este sueño".


"Sí, se puede. Juntos podemos", dijo el presidente en español.


De acuerdo con Obama, oponerse a cualquier plan para legalizar inmigrantes en situación irregular en Estados Unidos es contrario al propio espíritu del país.


"A menos que usted sea uno de los primeros estadounidenses, a menos que usted sea un navajo o un cherokee, alguien en algún lugar vino de alguna otra parte", comentó Obama.


Con Estados Unidos caminando a pasos rápidos hace la elección presidencial del próximo año, la cuestión migratoria se convirtió en un tema central después que un aspirante republicano, el ultraconservador Donald Trump, afirmó que los inmigrantes mexicanos eran "violadores".


Trump se tornó el favorito entre los aspirantes republicanos con propuestas como deportar 11 millones de inmigrantes ilegales y construir un gigantesco muro en la frontera entre Estados Unidos y México.


Este jueves, Obama recordó que otras comunidades ya sufrieron por los mismos prejuicios.


El "sentimiento anti-inmigrante", dijo, ya fue usado contra irlandeses e italianos. "Generaciones de inmigrantes fueron sometidos a este mismo tipo de actitud", lamentó Obama.


 

Por: AFP