Cargando contenido

Así lo reveló el fiscal general de Nueva Jersey, Gurbir Grewal, respecto al ataque en el que murieron seis personas.

Tiroteo en Nueva Jersey
Imágenes del tiroteo en Nueva Jersey ocurrido el 10 de diciembre.
Foto: AFP

El tiroteo en Jersey City, cerca de Nueva York, que dejó cuatro muertos el martes "fue alentado tanto por antisemitismo" como por odio contra la policía de los dos atacantes, que también fallecieron en el hecho, dijo el jueves el fiscal general de Nueva Jersey, Gurbir Grewal.

"Creemos que los sospechosos tenían opiniones que reflejaban odio de las personas judías así como odio de los agentes de la ley (...) Las pruebas apuntan a un acto de odio", dijo Grewal en una conferencia de prensa.

Los dos sospechosos, un hombre y una mujer identificados como David Anderson y Francine Graham, que murieron en el tiroteo en un supermercado kosher de Jersey City, han sido vinculados a los "Israelitas Hebreos Negros", dijo el fiscal.

Tiroteo en Nueva Jersey
Tiroteo
Foto: AFP

Pero "no hemos establecido lazos formales con esa organización o cualquier otro grupo", precisó. "Creemos que los dos autores del tiroteo actuaron solos", sostuvo.

Grewal precisó que investigan la autenticidad de las cuentas de los sospechosos en redes sociales, donde habrían expresado "ciertas opiniones". 

Primero los sospechosos mataron a un policía, Joseph Seals, que se acercó a ellos y a su camioneta de alquiler robada en un cementerio de esta ciudad de 270.000 habitantes.

Tras disparar contra el policía, los asaltantes condujeron lentamente 1,5 km hasta un pequeño supermercado kosher situado en el barrio de Greenville, estacionaron enfrente, se bajaron del vehículo apuntando con rifles largos y comenzaron a disparar inmediatamente al entrar.

En la tienda que sirve a la comunidad judía jasídica, de reciente implantación en este barrio históricamente hispano y negro, había cuatro personas.

Los autores del tiroteo mataron en minutos tras entrar a la tienda a la esposa del propietario, Mindel Ferencz, de 32 años, a un empleado latino, Miguel Douglas Rodríguez, de 49, y a un cliente, Moshe Deutch, de 24. Otro cliente logró escapar tras recibir una herida de bala.

En el supermercado la policía halló cuatro armas, incluido el rifle AR15 que llevaba Anderson, dijo Grewal. Otra arma fue hallada en la camioneta, así como una bomba activa de fabricación casera.

El saldo de víctimas del tiroteo "hubiera sido mucho, mucho peor" si la policía no hubiera actuado con tanta rapidez y eficacia, estimó el fiscal.

Fuente

AFP

Encuentre más contenidos

Fin del contenido