La OEA convocó el miércoles a su Consejo Permanente para el martes próximo en Washington, dos días antes de la reunión ya pautada para debatir el estado de la democracia en Venezuela, a fin de recibir a los mediadores del diálogo a solicitud de ese país.

La reunión del 21 de junio convocará a los expresidentes José Luis Rodríguez Zapatero (España), Leonel Fernández (República Dominicana) y Martín Torrijos (Panamá), confirmó la OEA, que celebra su Asamblea General en Santo Domingo.

La canciller venezolana, Delcy Rodríguez, había dicho el martes que pidió esta reunión "para llevar nuevamente la verdad de Venezuela".

Los ex mandatarios convocados están promoviendo un diálogo entre la oposición y el oficialismo de Venezuela a instancias de la Unasur.

Este diálogo fue puesto sobre la mesa como una alternativa luego de que el secretario general de laOEA, Luis Almagro, invocara la Carta Democrática Interamericana el 31 de mayo pasado.

Ya estaba pautada para el 23 de junio una sesión del Consejo Permanente en la que los 34 miembros de laOEA debatirán la implementación de este mecanismo.

"Apoyamos la conversación que vamos a tener con los tres expresidentes", dijo en rueda de prensa Michael Fitzpatrick, embajador de Estados Unidos ante la OEA. "Son los próximos pasitos", señaló.

En el mismo sentido, una fuente de la OEA dijo  que la nueva sesión es vista por Almagro como "un paso que ojalá pueda agregar valor a la reunión del 23 en el sentido de que los expresidentes brinden información nueva acerca del progreso que han hecho".

"Me parece muy positiva" la reunión, acotó el canciller chileno Heraldo Muñoz en rueda de prensa.

La Carta 

La OEA se reúne desde el lunes hasta este miércoles para discutir el desarrollo sostenible en la región, pero la crisis política, económica y humanitaria en Venezuela acaparó la atención tras bastidores.

La delegación venezolana intenta con uñas y dientes asegurarse los 18 votos que necesita para bloquear la aplicación de las medidas que prevé la Carta Democrática, dijo un alto diplomático.

Esta Carta es un mecanismo que se puede aplicar en caso de alteración o ruptura del hilo democrático y constitucional. Puede autorizar gestiones diplomáticas o, en el caso más extremo, suspender a un país de la OEA.

Tal perspectiva llevó a la canciller Rodríguez a pedir el miércoles que la OEA tome "las acciones pertinentes para encauzar la actuación de la secretaría general", puesto que considera que Almagro se extralimitó en sus funciones al invocar este mecanismo.

"En un año de gestión, el secretario general se ha dedicado a hostigar al gobierno constitucional de Venezuela, a sus autoridades, en una especie de linchamiento regional", dijo la ministra en la plenaria.

Acercamiento 

La asamblea fue el martes escenario de un acercamiento entre Estados Unidos y Venezuela, cuando los jefes de la diplomacia de ambos países, John Kerry y Delcy Rodríguez, sostuvieron una inédita reunión.

"Creo que es más constructivo dialogar que aislar", dijo Kerry a periodistas, al expresar su deseo de que esto lleve a superar "la vieja retórica".

Las relaciones entre los dos países se encuentran muy deterioradas, sin embajadores desde 2010.

Si algo ha quedado claro, es que los países americanos apoyan monolíticamente un diálogo entre la oposición y el oficialismo en Venezuela y rechazan imponer sanciones o suspender al país petrolero de laOEA.

"Venezolanos hablando con venezolanos es lo que va a resolver los retos que hay en Venezuela en una forma constructiva y permanente", declaró el miércoles en rueda de prensa Mari Carmen Aponte, secretaria de Estado adjunta de Estados Unidos para el hemisferio occidental, luego de aclarar que su país no impone condiciones al acercamiento con Caracas.

Pero según el analista Michael Shifter, presidente del centro de estudios Diálogo Interamericano, habrá que ver qué harán los gobiernos si este diálogo no prospera.

"Puede que sea necesario un acontecimiento realmente trágico o desastroso en Venezuela, más allá de lo que ya hemos visto, para catalizar una respuesta hemisférica más contundente", dijo Shifter.

Venezuela padece la escasez de la mayoría de los productos básicos, una inflación de 180,9% en 2015 y que el FMI estima en 700% para este año, así como una de las tasas de homicidios más altas del mundo.

Además, la oposición intenta celebrar este año un referendo para revocar el mandato del presidente Nicolás Maduro.

Por: AFP