Algunas de las órdenes y memorandos sobre inmigración presentadas por el Gobierno estadounidense podrían incumplir las normas sobre libertades fundamentales del país, según denunció hoy el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ACDH). "Estamos preocupados por que la implementación de las órdenes y memorandos emitidas esta semana, que podrían infringir las obligaciones internacionales sobre derechos humanos de Estados Unidos", dijo la portavoz del Alto Comisionado, Ravina Shamdasani, en rueda de prensa. El Gobierno del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, estableció este martes nuevas directrices para reforzar el control migratorio, con un agresivo plan que incluye acelerar el proceso de deportación de inmigrantes indocumentados y contratar a 15.000 nuevos agentes. "Como ha dicho en varias ocasiones el alto comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Zeid Ra'ad al Hussein, existe una muy peligrosa tendencia en Estados Unidos y en el mundo de usar a los inmigrantes como chivos expiatorios", afirmó la portavoz, que subrayó que "los inmigrantes irregulares son detenidos, deportados, criminalizados". Shamdasani aseguró que si bien los estados tienen el derecho legítimo de implementar políticas migratorias y controlar sus fronteras, "tienen que hacerlo respetando los derechos humanos de los inmigrantes". En ese sentido recordó que los "inmigrantes irregulares no deberían ser detenidos y sus derechos humanos deberían ser protegidos, sin tener en cuenta si son nacionales o no", concluyó. Por EFE