Cargando contenido

La ONU pidió combatir la COVID-19 y también la crisis climática, la desigualdad, la pobreza y el hambre.

Antonio Guterres, secretario general de la ONU
Antonio Guterres, secretario general de la ONU.
AFP

El secretario general de la ONU, António Guterres, llamó este jueves a aliviar la deuda de todo país en desarrollo o de ingresos medios que lo necesite en este momento de crisis causada por el coronavirus, y a impulsar un plan de recuperación coordinado a escala global.

Guterres habló en la apertura de una cumbre virtual en la que participan varias decenas de jefes de Estado y de Gobierno para discutir las nuevas necesidades de financiación para las políticas de desarrollo en el contexto de la pandemia.

Naciones Unidas propuso buscar acciones colectivas para responder de forma urgente en seis áreas, entre ellas el problema de la deuda soberana.

Lea aquí: ¿Qué implica para Hong Kong que EE.UU. pueda revocar su estatus especial?

El diplomático portugués señaló que las consecuencias económicas de la COVID-19 amenazan con causar una oleada de crisis de deuda que complicarían la respuesta a la enfermedad y frenarían los avances en materia de desarrollo durante años.

Para Guterres, la suspensión temporal del servicio de deuda de los países más pobres acordada ya por el G20 es "un primer paso", pero ese tipo de medidas deben extenderse a cualquier nación en desarrollo o de ingresos medios que lo solicite por tener dificultades para financiarse en los mercados.

Además, la ONU ve necesario buscar "formas creativas e incentivos" para que los acreedores privados, que poseen una gran parte de la deuda soberana de los países en vías de desarrollo, participen también en programas de alivio.

Guterres pidió también medidas para mejorar la liquidez en las economías emergentes ante la huida de capitales que se ha desencadenado con la pandemia y lanzar una clara señal de confianza para que se recuperen las inversiones en el ámbito del desarrollo sostenible, que están sufriendo un gran desplome con la crisis.

Combatir los flujos financieros ilegales, incluida la evasión fiscal y el blanqueo de capitales, debe ser también una prioridad, defendió el jefe de la ONU, que urgió además a asegurar que la recuperación tras la pandemia resulte en un mundo mejor.

"La COVID-19 ha expuesto y está exacerbando profundas desigualdades e injusticias a las que debemos responder, incluida la desigualdad de género", señaló Guterres.

"Todos nuestros esfuerzos deben ir a construir vías sostenibles y resilientes que nos permitan no sólo derrotar a la COVID-19, sino combatir la crisis climática, reducir la desigualdad y erradicar la pobreza y el hambre", insistió.

Guterres recalcó la necesidad de responder "con unidad y solidaridad" y dejó claro que una recuperación adecuada de la pandemia costará dinero, pero que no hacerla costará aún más.

Le puede interesar: Una economía de bienestar y no sólo de crecimiento, petición de 150 líderes latinoamericanos

En la misma línea se pronunció el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, cuyo país organiza la cita junto a Jamaica y Naciones Unidas.

"Esta es nuestra oportunidad para empezar una conversación sobre cómo podemos salir de esta verdadera crisis global como un mundo más cohesionado, uno que cree crecimiento para todos, responda a las desigualdades y cuide de los más vulnerables", defendió Trudeau.

El líder canadiense destacó la interconexión que existe hoy en día entre todas las economías del mundo y defendió que los países con más recursos, como el suyo, tienen que asumir responsabilidades y participar en un "plan global y coordinado" para la recuperación.

Fuente

EFE

Encuentre más contenidos

Fin del contenido