Cargando contenido

Un funcionario humanitario de la ONU dijo que un niño de 8 años tenía agua y azúcar un día, un plato de arroz otro día.

Siria.
Unos 200 civiles, entre ellos casi 60 niños, murieron desde el domingo por los violentos bombardeos.
AFP

El Consejo de Seguridad de la ONU pidió el miércoles un alto al fuego en Siria, ignorado durante diez días, en una reunión en la que se discutió  una posible participación de Naciones Unidas en la expulsión de "terroristas" de Guta, según diplomáticos.

En una reunión a puerta cerrada, los miembros del Consejo de Seguridad reclamaron de manera "unánime" que el nuevo convoy humanitario previsto para el jueves "pueda llegar a Guta" y que la ayuda entre "todos los días", precisó un diplomático que pidió mantener el anonimato. 

Un funcionario humanitario de la ONU dijo al Consejo de Seguridad que un niño de 8 años tenía agua y azúcar un día, un plato de arroz otro día, y que no sabía qué tendría los días siguientes.

Hombres, mujeres y niños siguen muriendo mientras hablamos, aseguraron funcionarios de la organización internacional en la reunión.

Los miembros del consejo "expresaron su preocupación sobre la situación humanitaria" y "reafirmaron su petición de una aplicación" de un alto el fuego, declaró al final de la reunión el enviado holandés, Karel van Oosterom, presidente del Consejo de Seguridad en marzo. 

El encuentro había sido convocado "de urgencia" por Reino Unidos y Francia, con el objetivo de presionar a Rusia.

"Es urgente continuar presionando a quienes tienen influencia sobre el régimen sirio", explicó antes del encuentro el embajador francés ante la ONU, François Delattre, aludiendo a Rusia e Irán.

Tal y como prevé la resolución adoptada por unanimidad por el Consejo de Seguridad del 24 febrero, el lunes se espera una declaración del secretario general de la ONU, Antonio Guterres, sobre el respeto de la tregua en Siria y en una nueva reunión dedicada a este país. 

A través de videoconferencia desde Ginebra, el enviado especial de Naciones Unidas para Siria, Staffan de Mistura, destacó su disposición a actuar como intermediario para sacar a los "grupos terroristas" del este de Guta, de acuerdo con una fuente diplomática.

Los rebeldes sirios en el enclave propusieron hace una semana a la ONU ayudar a implementar una tregua. Los grupos Faylaq al Rahman, Jaish al Islam y Ahrar al Sham y representantes de la sociedad civil ya han declarado su compromiso de "evacuar a los combatientes de Hayat Tahrir al Sham, del Frente al Nusra y de Al Qaida,  así como a sus familiares  en un plazo de 15 días" desde la entrada en vigor de un alto el fuego.  

Según un diplomático, el Consejo de Seguridad dio su apoyo a la idea de que Staffan de Mistura celebrará negociaciones en este sentido entre los grupos armados y otros actores, incluido Rusia, con la ONU como facilitador. 

De Mistura recordó que en el caso de Alepo, en 2016, había propuesto hacer salir de la ciudad al grupo yihadista Frente al Nusra y sus familiares y acompañarlos a la provincia de Idlib. 

Según la misma fuente diplomática, De Mistura  aseguró que nunca olvidará su impotencia para tratar de acortar la agonía de la ciudad. "No quiero que eso suceda, y ustedes tampoco", dijo en la reunión del consejo sobre Guta, donde el ejército sirio mató a 810 civiles, entre ellos 179 niños, desde el 18 de febrero.  

 

Fuente

AFP

Temas

Encuentre más contenidos

Fin del contenido