Cargando contenido

Michelle Bachelet pidió a los países que "luchen contra toda forma de discriminación" derivada de la epidemia COVID-19.

Michelle Bachelet, alta comisionada de Derechos Humanos de la ONU
Michelle Bachelet, alta comisionada de Derechos Humanos de la ONU.
AFP

La alta comisionada de la ONU para los derechos humanos, Michelle Bachelet, pidió este jueves que las cuarentenas para frenar el coronavirus sean "proporcionales" a la amenaza y respeten los derechos de las personas, entre ellos la libertad de expresión.

Bachelet subrayó ante el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, en Ginebra, que la lucha contra la epidemia COVID-19 debe estar guiada por los derechos humanos y pidió que las medidas de salud pública se hagan "sin ninguna discriminación" y en total "transparencia".

Le puede interesar: Diagnostican coronavirus a colombiana en España

Asimismo, pidió que las cuarentenas, que por naturaleza "restringen el derecho a la libertad de movimiento, sean proporcionales a los riesgos" y "limitadas en el tiempo".

"Los derechos de las personas en cuarentena deben protegerse, incluido el derecho al acceso a la alimentación y al agua potable, el derecho a ser tratados con humanidad, tener acceso a asistencia médica, el derecho a ser informados y a la libertad de expresión", insistió.

Bachelet indicó que sus oficinas nacionales van a apoyar a todas las partes implicadas para que se respeten los derechos de todas las personas afectadas por esta crisis sanitaria.

La alta comisionada subrayó en particular la vulnerabilidad de las personas que viven en las instituciones colectivas, en el contexto de la epidemia.

Lea además: Trump dice que el riesgo de coronavirus para EE.UU. es "muy bajo"

"Las personas que viven en las instituciones colectivas incluidas las personas mayores y las que están privadas de libertad, son susceptibles de ser más vulnerables ante la infección", afirmó.

Iniciada en China, la epidemia se ha propagado por al menos 40 países y ha infectado a más de 82.000 personas, de las que han muerto más de 2.800 en el mundo, la inmensa mayoría en el gigante asiático, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Bachelet señaló que la epidemia ha disparado "una ola preocupante de prejuicios contra las personas procedentes de China o del sureste asiático" y pidió a los países que "luchen contra toda forma de discriminación".

Fuente

AFP

Encuentre más contenidos

Fin del contenido