La oposición venezolana justificó este miércoles la decisión de separar a tres de sus legisladores -como ordenó un fallo judicial- y señaló que con ello buscaba evitar un bloqueo del trabajo parlamentario. "En el trance de quebrarse o doblarse, más valía esto que hicieron los diputados para preservar la institución (...) A veces son necesarias treguas, porque hay que sacrificar partes para salvar el todo", dijo el presidente de la Asamblea, Henry Ramos Allup, en entrevista con la televisora Globovisión. Ramos Allup se refería al pedido de desvinculación de los tres asambleístas del estado Amazonas (sur), la cual fue aprobada este miércoles por la amplia mayoría opositora. El diputado consideró "sensata" esa decisión  "ante la perspectiva de que la cámara quedara trabada, estancada, inutilizada". El Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), según la oposición aliado del gobierno, declaró el pasado lunes nulos los actos del nuevo parlamento mientras siguieran incorporados los legisladores impugnados por el chavismo a raíz de una supuesta compra de votos. La corte había suspendido temporalmente la elección de los dirigentes, pese a lo cual fueron juramentados por la directiva de la Asamblea, debido a lo cual el TSJ la declaró además en desacato. Ramos Allup insistió en que los magistrados que dictaron esas medidas "pretenden poner manos arriba a la Asamblea" y fueron "designados en un procedimiento sigiloso y deleznable y absolutamente contaminado". El experimentado legislador reiteró que pese a acatar la orden del TSJ, la oposición mantiene una agenda que incluye buscar una vía legal en los próximos seis meses para acortar el mandato del presidente Nicolás Maduro (2013-2019). "Creemos que la crisis no es superable con este gobierno", apuntó. AFP.