Cargando contenido



El Servicio Nacional de Medicina y Ciencias Forenses de Caracas entregó este viernes las actas de defunción de todos los sublevados contra el gobierno de Nicolás Maduro que fueron abatidos el pasado lunes en un operativo policía y militar, en una barriada al oeste de la capital venezolana.

Según el dictamen, la causa de la muerte de Óscar Pérez, líder de los rebeldes, fue “traumatismo cráneo encefálico severo” por una “herida por arma de fuego disparada a la cabeza”. (Lea aquí: El antes y el después de la casa donde se escondía el piloto venezolano Óscar Pérez)

El resto de los seis cuerpos de los compañeros de Pérez presentaron características similares, incluyendo el de una mujer que se encontraba en la vivienda donde se generaron los hechos el pasado lunes 15 de enero y que era novia de uno de los sublevados.

Uno de los cadáveres presentó un impacto de bala en la nuca, específicamente en la “tercera vértebra cervical”. (Lea también: Familiares de piloto Óscar Pérez claman por la entrega de su cadáver)



Al conocerse esta información crecieron las críticas por el caso que desde la oposición se ha manejado como la “Masacre de el Junquito” y que también ha generado la reacción de la Iglesia venezolana que la calificó como una “horrible masacre”.

La noche del viernes los familiares esperaban que les fueran entregados los cadáveres, pero denunciaron que la ausencia de una orden de un Fiscal militar que lleva el caso lo ha evitado.

Aminta Pérez, madre de Óscar Pérez, pidió a las autoridades venezolanas que se apiadaran de su sufrimiento y de los otros allegados.