Cargando contenido

Christopher John Kulish, de 61 años, había llegado a la cima del Everest y el lunes había emprendido el regreso al campamento.

Los plásticos de un solo uso fueron prohibidos en la zona del Everest
Los plásticos de un solo uso fueron prohibidos en la zona del Everest
Foto: AFP

Un alpinista estadounidense murió cuando descendía del Everest, según lo confirmaron las autoridades de Nepal, por lo cual ya son once los montañistas muertos en el "techo del mundo" durante esta temporada.

Christopher John Kulish, 61 años, había llegado a la cima de 8.848 metros y el lunes había emprendido el regreso al campamento más elevado de la montaña.

"Tuvo de golpe un problema cardíaco y murió en puerto sur, según los organizadores de la expedición", dijo Mira Acharya, del departamento de turismo de Nepal.

Lea aquí: Estudio revela altas concentraciones de antibióticos en ríos del mundo

Esta temporada, que podría superar el récord de 807 personas llegadas a la cima, establecido en 2018, ha sido el más mortal desde el 2015.  Pero además de las 11 personas muertas en el Everest, nueve montañistas murieron en los "8.000" del Himalaya. 

Entre tanto este lunes un equipo de montañistas encargados de la limpieza del Everest recuperó cerca de 11 toneladas de desperdicios y cuatro cadáveres que quedaron abandonados en la montaña más alta del mundo, desde que Edmund Hillary y Tenzing Norgay Sherpa coronaron por primera su cima hace 66 años.

Una docena de experimentados escaladores sherpas formó el equipo que completó este lunes la limpieza de esa montaña de la cordillera del Himalaya, en un operativo promovido por el Gobierno de Nepal y que se inició a mediados de abril.

"Junto con la basura, también fueron recuperados cuatro cadáveres encontrados en los campamentos ubicados en las zonas más altas del Everest, y que fueron trasladados a Katmandú”, dijo el director general del Departamento de Turismo nepalí, Dandu Raj Ghimire.

Le puede interesar: La polémica que enfrenta Nike con varías de sus atletas por licencias de maternidad

El proyecto, que implicó una inversión de más de 200.000 dólares, es la mayor campaña de limpieza de la montaña, y la primera impulsada por el Gobierno nepalí, señaló.

La campaña que, aseguró, se seguirá desarrollando responde a "las preocupaciones y críticas de la comunidad internacional en materia medioambiental, sobre que Nepal no ha demostrado compromiso en mantener la belleza del icónico pico".

Los desperdicios serán trasladados a la base del Ejército de Nepal en el poblado de Namche Bazar, a 3.440 metros de altitud, y después a la capital del país para ser reciclados por la compañía especializada Doko Recycling.

Fuente

EFE y AFP

Encuentre más contenidos

Fin del contenido