Cargando contenido

Pedro Sánchez necesita los 42 votos de Unidas Podemos de Iglesias para reelegirse.

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias
AFP

El camino hacia la reelección del socialista Pedro Sánchez como presidente del gobierno español la próxima semana parece empezar a despejarse luego de que el jefe de la izquierda radical de Unidas Podemos aceptó que su nombre no esté en un Ejecutivo de coalición.

El presidente saliente y candidato a un segundo mandato había dado un puñetazo en la mesa el jueves, al vetar la entrada en su futuro gobierno de Pablo Iglesias, líder de Podemos, calificándolo del "principal escollo" para un acuerdo.

Lea aquí: El 23 de julio se votará la investidura de Pedro Sánchez en España

Sánchez había alegado "desavenencias muy importantes" con Iglesias, principalmente en el tema de Cataluña, región donde una tentativa de secesión en 2017 generó una de las peores crisis políticas en España, todavía sin superarse.

En un video publicado en su cuenta de Twitter, Iglesias afirmó que él no sería "la excusa para que el PSOE evite ese gobierno de coalición" con Podemos.

Pero a cambio exigió que "la presencia de Podemos debe ser proporcional a los votos" y que ellos puedan escoger los integrantes de su partido en el futuro ejecutivo, en momentos en que suena el nombre de su pareja y número dos del partido, Irene Montero.

Este paso de Iglesias, un carismático profesor universitario, podría comenzar a abrir la vía a la investidura de Sánchez en el Parlamento la próxima semana, tres meses después de las legislativas de abril en España.

Sin mayoría absoluta

Sánchez ganó las elecciones, pero, sin mayoría absoluta, con 123 de los 350 escaños de la cámara baja. Por eso, necesita los 42 diputados de Podemos para continuar al frente del ejecutivo.

Igualmente necesitará los de varios partidos regionales y, según los anuncios hechos por las distintas formaciones, a una parte del independentismo catalán.

Una primera votación ocurrirá el martes, donde necesitará una mayoría absoluta de 176 votos, que no posee. Pero si se garantiza el apoyo de Podemos y de otras formaciones, podría imponerse el jueves, cuando en una segunda votación tenga mayoría simple.

La posible repetición electoral, "un drama"

Las relaciones son complicadas entre ambas formaciones. En 2016, Sánchez intentó sin éxito negociar un acuerdo con Podemos para convertirse en jefe de gobierno. Poco después, la izquierda radical votó no a la investidura del socialista, apoyado por los liberales de Ciudadanos.

El bloqueo acabó precipitando una repetición electoral en junio de 2016. La politóloga Cristina Monge, de la Universidad de Zaragoza, no cree sin embargo que ahora vaya a repetirse ese escenario.

"No hay que descartar nada, pero yo sigo diciendo que no interesa a nadie. Estoy convencida de que, de una forma u otra, se conseguirá una forma de acuerdo", indicó.

Le puede interesar: Mendicidad y prostitución, recursos de venezolanos para sobrevivir fuera de su país

Oriol Bartomeus, politólogo en la Universidad Autónoma de Barcelona, añade que la opción de ir de nuevo a las urnas "sería un auténtico drama" para la credibilidad del sistema político español.

Ante el riesgo de bloqueo, Sánchez ha pedido a la derecha que facilite su investidura absteniéndose en la segunda votación, aunque tanto el Partido Popular como Ciudadanos ya han dicho que no lo harán.

Fuente

AFP

Encuentre más contenidos

Fin del contenido