La proclamación tendría lugar al final del Sínodo sobre los Jóvenes que se realizará en el mes de octubre.

El papa Francisco firmó los decretos que permiten la pronta canonización del papa Pablo VI (1963-1978) y del arzobispo salvadoreño Óscar Romero, un defensor de los pobres asesinado en 1980, anunció este miércoles el Vaticano.

Los decretos firmados el martes reconocen sendos milagros atribuidos a la intercesión de Pablo VI y de monseñor Romero, última etapa antes de ser elevados a los altares. El papa italiano fue beatificado en octubre de 2014 y el arzobispo salvadoreño en mayo de 2015.

Aunque no se comunicó la fecha, su canonización podría celebrarse a finales del próximo mes de octubre en Roma, al final del Sínodo de Obispos sobre los Jóvenes, convocado del 3 al 28 de octubre, según adelantó el secretario de Estado del Vaticano, Pietro Parolin.

Pablo VI, cuyo pontificado fue de 1963 a 1978, creó el Sínodo de Obispos, las asambleas de los prelados llegados de los cinco continentes al Vaticano.

Pablo VI será el tercer papa que canoniza Francisco, después de san Juan XXIII y san Juan Pablo II.

Fue el primer papa viajero, y por tanto el primero en visitar Tierra Santa, y emprendió viajes por los cinco continentes. Visitó Colombia en 1968.

Pablo VI es considerado también el papa del diálogo y la reconciliación entre las diferentes Iglesias.

También, el papa Francisco firmó hoy el decreto del milagro por intercesión del arzobispo de San Salvador Oscar Arnulfo Romero, asesinado en 1980 por los escuadrones de la muerte mientras decía misa, y por el que será proclamado santo, informó la oficina de prensa del Vaticano.

La beatificación de Romero se había proclamado ya con un decreto en el que se reconocía el "martirio" de Romero "in odium fidei", es decir, que fue asesinado por "odio a la fe" y por tanto sin necesidad de un milagro.

Fuente

Encuentre más contenidos

Fin del contenido