Cargando contenido

Papa Francisco / Foto AFP


El Papa Francisco empieza su viaje por Chile y Perú  en el cual espera escuchar los problemas y reivindicaciones de la región Panamazónica, en vista del inédito Sínodo de los obispos que se celebrará en octubre de 2019. (Investigan en Chile quinto ataque contra templo católico en menos de 24 horas)

Fue justo a los obispos peruanos en visita "adlimina" en marzo del pasado año a quienes Francisco les reveló no solo su intención de viajar a Perú sino su voluntad de organizar un sínodo sobre la Amazonía ante los numerosos problemas existentes relatados por los sacerdotes.

"Hemos estado de espaldas, muy poco sensibles al sufrimiento, marginación. Poco personal, las distancias... no es una zona fácil y el papa está muy preocupado", confesaba el arzobispo de Ayacucho y presidente de la Conferencia Episcopal, Salvador Piñeiro García-Calderón, en una entrevista al diario del Vaticano, "L'Osservatore Romano".

El papa abordará los problemas y reivindicaciones de esa región en los diferentes encuentros que ha organizado con los pueblos originarios.

Durante la visita a Perú, a la delegación vaticana se sumarán el secretario general del Sínodo de Obispos, el cardenal Lorenzo Baldisseri, y el arzobispo emérito de San Pablo y presidente de la comisión episcopal para la Amazonía y de la Red Eclesial panamazónica, el cardenal brasileño Claudio Hummes.

El máximo responsable de las asambleas de los obispos subrayó, en una entrevista con EFE, que con las reuniones que mantendrá con los pueblos indígenas se hace "evidente" la intención de Francisco de crear atención sobre la Amazonía.

Para Baldisseri, la cita de los obispos de octubre de 2019 "tendrá una resonancia importante no sólo para la población indígena que habita en el territorio sino para todo el medio ambiente".

El papa visitará también Temuco (centro de Chile) donde se reunirá y almorzará con representantes de la comunidad de la Araucanía, epicentro de las reivindicaciones del pueblo mapuche que reclama estas tierras, problemática idéntica a las de las regiones de la Panamazonia.

Más de 38.000 argentinos viajan a Chile en semana previa a llegada del papa

La Gendarmería de Argentina registró el paso de 38.000 vehículos en el cruce Los Libertadores en la semana previa a la llegada del papa Francisco a Chile, que visitará el país entre el 15 y el 18 de enero, recogieron medios locales.

Datos facilitados por las autoridades fronterizas indicaron que el flujo de personas y vehículos "en el período comprendido por entre el 8 y el 14 de enero es de más de 38.000 personas que han egresado de Argentina hacia Chile en más de 2.500 vehículos", recogió la agencia argentina de noticias Télam.

Este paso fronterizo, el principal entre ambos países y ubicado a la altura de la provincia de Mendoza, fue reabierto este sábado tras permanecer cerrado cerca de seis horas a causa de un fallo en el sistema informático de la Policía de Investigaciones (PDI) chilena.

El desperfecto ocurrió en el marco de un aumento del tráfico de vehículos.

La visita del sumo pontífice a Chile supone la primera oportunidad de los católicos argentinos de acercarse a su compatriota Jorge Bergoglio, que no ha vuelto a su país natal desde que fue ungido papa en 2013.

Como prevención, el ministerio de Transporte argentino indicó que estos días ha desplegado controles de identificación en las provincias limítrofes de Mendoza, Jujuy, Neuquén, Salta y Río Negro.

Los oficiales apostados en los controles tienen potestad, en el caso de detectar alguna anomalía, para retener el vehículo.

También el tráfico ha aumentado por ser este fin de semana mitad de mes, ya que coincide con un recambio de millares de familias argentinas que pasan sus vacaciones en Chile, especialmente en localidades de la región de Valparaíso.

Por: EFE