Cargando contenido

Foto AFP


El papa Francisco llamó este miércoles a respetar el statu quo en Jerusalén y a dar muestras de "sensatez y prudencia", cuando el presidente de Estados Unidos Donald Trump se dispone a reconocer la Ciudad Santa como capital de Israel.


"No puedo callar mi profunda preocupación por la situación que se ha creado en los últimos días" en torno a Jerusalén, declaró el pontífice argentino durante su audiencia semanal.


"Hago un llamamiento desesperado para que todos se comprometan a respetar el statu quo de la ciudad, en conformidad con las resoluciones pertinentes de las Naciones Unidas", agregó.


El pontífice agregó que "Jerusalén es una ciudad única, sagrada para los hebreos, cristianos y musulmanes, que venera los lugares santos de las respectivas religiones y tiene una vocación especial para la paz".

Por ello, rogó al Señor "para que esta identidad sea preservada y reforzada para todo el beneficio de Tierra Santa, de Oriente Medio y del mundo entero y que prevalezca la prudencia y evitar que se añadan nuevos elementos de tensión en un panorama mundial ya marcado por tantos y crueles conflictos".

Francisco no lo citó, pero se refería al anunció de Trump de reconocer a Jerusalén como capital de Israel y su orden de trasladar allí la embajada, que ahora está en Tel Aviv, según adelantaron altos funcionarios de su Gobierno.

Aunque Israel considera a Jerusalén su capital, la soberanía del país sobre la parte oriental de la ciudad (Jerusalén Este) no está reconocida por gran parte de la comunidad internacional, y los palestinos quieren establecer allí la sede de su futuro estado.

Al respecto, el portavoz del Vaticano, Greg Burke, confirmó que el presidente de la Autoridad Nacional Palestina, Mahmud Abás, llamó al papa sobre este asunto.

Burke explicó que la conversación fue iniciativa de Abás y que se enmarca en una serie de contactos que ha comenzado el presidente de la ANP después de su conversación con Trump en la que le comunicó su intención de trasladar a Jerusalén la embajada estadounidense.


Por EFE y AFP