Cargando contenido

Foto: twitter



Las autoridades bolivianas encontraron hoy, envueltos en bolsas de yute y arrojados en el lecho de un río de La Paz, los cuerpos de una joven pareja que desapareció sin rastro en Año Nuevo, después de 19 días de un caso que tiene en vilo a la opinión pública.

"Podemos afirmar con precisión que han sido víctimas de un delito de orden violento", declaró a los medios el director de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen de La Paz (FELCC), Jhonny Aguilera, al informar sobre el hallazgo de Carla B. y Jesús C.

La información preliminar ofrecida por el jefe policial concluyó que ambos murieron "por asfixia" y que se ha "probado" que el determinante del crimen fue la violación de la joven.

Los agresores mataron a Jesús C. cuando buscaba defender a su pareja, golpeándolo con una botella en la cabeza y estrangulándolo luego, relató la autoridad policial.

Aguilera, en declaraciones a Efe, más tarde detalló que se hallaron los restos de la pareja gracias a la información que proporcionó un testigo directo, cuya identidad está en reserva pues se teme por su vida.

Señaló también que actualmente hay "dos prófugos varones y una prófuga mujer", supuestos autores materiales del crimen.





La última vez que se supo de la pareja fue cuando asistieron a una discoteca cercana al centro de la ciudad para celebrar el nuevo año.

A partir de entonces la Policía inició la investigación mediante el monitoreo de las cámaras de seguridad cercanas al local de diversión y las declaraciones de testigos, que dijeron haber despedido a ambos la mañana del 1 de enero.

Sin embargo, la clave de la investigación fue el monitoreo de la actividad de los teléfonos móviles de la pareja, que permitió dar con personas implicadas con la venta de los artefactos robados y con antecedentes de robo agravado.

Durante la investigación se ha llevado a prisión a dos mujeres y dos varones, uno de ellos al parecer relacionado directamente con los tres prófugos.

El presidente boliviano, Evo Morales, exigió "que se investigue, se aprehenda y sancione drásticamente a los autores de este crimen con todo el peso de la ley", mediante un mensaje en Twitter.

El caso tiene una amplia repercusión ante la opinión pública, con un seguimiento destacado en medios de comunicación del país, especialmente de La Paz, capital administrativa de Bolivia.

Por EFE