Piratas informáticos rusos lograron entrar en la red eléctrica estadounidense a través de un proveedor del estado de Vermont (este), un ciberataque que no afectó el funcionamiento de esta empresa pero pudo poner de manifiesto alguna "vulnerabilidad", informó el diario The Washington Post.
"Un código asociadado a la operación de pirateo informático conocido como "Grizzly Steppe" por la administración del presidente Barack Obama, fue detectado en el sistema de un proveedor de electricidad de Vermont", afirmó el periódico en su web, aunque no precisó cuándo ocurrió.
El The Washington Post subraya que, si este código "no ha sido usado de forma activa para modificar las operaciones del proveedor (...) la entrada en la red eléctrica nacional es importante porque representa una vulnerabilidad potencial grave".
Las autoridades desconocen cuáles eran las intenciones de los piratas rusos, aunque sospechan de que intentaron afectar las actividades de esta empresa --no identificada por las fuentes del diario-- o que simplemente se trató de una prueba de viabilidad.
Según la publicación, Vermont tiene dos grandes compañías eléctricas: Green Mountain Power y Burlington Electric. Los piratas informáticos habrían enviado correos electrónicos para engañar a los destinatarios, haciéndoles revelar sus contraseñas.
En diciembre de 2015, 80.000 habitantes del oeste de Ucrania se quedaron varias horas sin luz tras un ciberataque inaudito. Las autoridades locales apuntaron a Rusia como responsable del incidente, pero Moscú siempre lo negó.