Cargando contenido

"Las armas nucleares en suelo alemán no refuerzan nuestra seguridad, más bien al contrario", dijo el parlamentario Rolf Mützenich.

Angela Merkel
Angela Merkel
AFP

Alemania se debate entre la conveniencia o no de seguir albergando y transportando armas nucleares estadounidenses en su territorio, una cuestión que ha causado revuelo dentro del gobierno de Angela Merkel.

Fue uno de los dos presidentes del Partido Socialdemócrata (SPD), socio de gobierno de los conservadores de la canciller, quien levantó la liebre. "Defiendo una posición clara contra el estacionamiento, la puesta a disposición y, por supuesto, el uso de armas nucleares", declaró Norbert Walter-Borjans en el diario Frankfurter Allgemeine Zeitung este domingo.

Otro responsable socialdemócrata, Rolf Mützenich, presidente del grupo parlamentario, consideró que "las armas nucleares en suelo alemán no refuerzan nuestra seguridad, más bien al contrario".

Lea también: EE.UU. dice tener pruebas de que coronavirus provino de laboratorio chino

"Es el momento de que Alemania descarte continuar albergándolas en el futuro", agregó el domingo en el diario Tagesspiegel.

Pacifismo

Tras una serie de desastres electorales, el partido socialdemócrata optó el año pasado por un viraje a la izquierda y eligió a una dirección en consecuencia. Ahora, espera convencer al ala más izquierdista del electorado alemán defendiendo una línea pacifista y antinuclear, y remontar en los sondeos, que en la actualidad no le atribuyen más que el 16% en intención de voto, frente al 38% acreditado a los conservadores.

La ofensiva se centra en el proyecto de renovación de la flota alemana de aviones de caza Tornado, que pronto quedará obsoleta, y que tiene por misión el transporte de bombas nucleares estadounidenses en el marco de la fuerza de disuasión de la OTAN en Europa.

Le puede interesar: Tour de Francia 2020 sólo se realizará si puede haber público, según gobierno francés

El copresidente del SPD declaró que se oponía a "la compra de cazas de sustitución encargados de transportar bombas nucleares", lo que significaría una ruptura radical de la política de seguridad alemana, que descansa bajo el paraguas nuclear estadounidense.

Para remplazar a los Tornado, la ministra de Defensa, la conservadora Annegret Kramp-Karrenbauer, prevé comprar 45 F-18 estadounidenses destinados al transporte de las armas nucleares estadounidenses, además de 93 Eurofighters, no diseñados para esa misión.

Fuente

AFP

Encuentre más contenidos

Fin del contenido