Cargando contenido

El presidente Alberto Fernández asegura que la expropiación de Vicentín es el rescate de una empresa en quiebra.

Alberto Fernández, presidente de Argentina
Alberto Fernández, presidente de Argentina.
AFP

El presidente de Argentina, Alberto Fernández, anunció al inicio de esta semana la intervención de Vicentín, una de las principales empresas procesadoras y exportadoras de granos y derivados del país, y el envío al Parlamento de un proyecto de ley para expropiar la compañía.

Fernández dijo en un anuncio en la sede del Ejecutivo que se trata de una "operación de rescate de una empresa de magnitud en el mercado agrícola".

Este martes, el presidente salió al paso a la críticas y aseguró que el proyecto para expropiar la empresa, es una decisión "absolutamente excepcional" y reafirmó su compromiso con la participación del sector privado en el desarrollo económico.

Lea aquí: Estudio sugiere que el coronavirus circulaba en Wuhan desde agosto

"Lo de Vicentín es una decisión excepcional que por su naturaleza estratégica el Estado intervino. El Estado no puede hacerse cargo de la economía privada, se puede hacer cargo de una situación como esta, de un grupo empresario por donde pasa el 13 % de las exportaciones de granos de la Argentina", declaró Fernández en una entrevista con Radio Con Vos de Buenos Aires.

Vicentín había solicitado en febrero la apertura del concurso preventivo de acreedores, tras incumplir pagos a proveedores a finales del año pasado con una deuda de 1.350 millones de dólares.

El presidente argentino confirmó que "el Estado tomará la decisión de realizar el aporte", ya sea desde el Tesoro nacional o desde YPF, para reactivar la compañía. "Nos estamos haciendo cargo de una empresa en quiebra. No es una empresa próspera que se nos ocurrió expropiar", dijo Fernández. 

El jefe de Estado aseguró que todos los trabajadores del grupo mantendrán sus empleos y llevó una mensaje de "tranquilidad" a los 2.600 productores agropecuarios que venden sus granos a la empresa y que se vieron afectados por el cese de pagos.

"Estamos tomando una decisión estratégica para la economía nacional", subrayó Fernández, quien alegó que la medida permitirá "lograr una soberanía alimentaria que el país necesita", particularmente por la relevancia que tendrá la producción de alimentos en la "postpandemia" del COVID-19.

Intervención, expropiación y el rol de YPF

El presidente anunció que Gabriel Delgado, experto en economía agropecuaria, será el interventor del grupo empresarial, fundado en 1929 en la provincia argentina de Santa Fe, en el corazón del área productora y exportadora de granos de Argentina.

Además de decretar la intervención, Fernández anunció el envío al Parlamento de un proyecto que declara a Vicentín de utilidad pública con fines de expropiación por parte del Estado.

El mandatario explicó que todos los activos del grupo Vicentín pasarán a formar parte de un fondo fiduciario que será administrado por YPF Agro, una subsidiaria de la petrolera YPF, bajo control del Estado argentino y que maneja el 8 % de la comercialización de granos del país.

Apoyo al sector privado

"Es una decisión absolutamente estratégica. No está en la cabeza de ninguno de nosotros andar expropiando empresas. Nadie seriamente puede pensar que nosotros tenemos como política quedarnos con las empresas privadas, esencialmente porque no creo que en eso", remarcó el presidente.

En ese sentido, Fernández reafirmó su confianza en "la participación del sector privado en el desarrollo económico" del país y negó que la decisión de expropiar la compañía haya sido de la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, quien durante su Gobierno expropió Aerolíneas Argentinas y la petrolera YPF

Empresa "testigo"

El ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, resaltó la importancia de que el Estado cuente con una empresa "testigo" tanto en el mercado de granos como en el de cambios, ya que la exportación de cereales, oleaginosas y derivados es una de las principales fuentes de divisas de Argentina y las operaciones de este tipo tienen impacto directo en el mercado cambiario.

"Tener una empresa testigo en el mercado de cereales es muy importante para una planificación estratégica en esta materia", añadió Alberto Fernández.

Le puede interesar: Investigador español aseguró que si hay suerte, "habrá una vacuna española en 2021"

La compañía se dedica a la producción y exportación de aceites de soya y girasol y de harina de soya, procesamiento de algodón, producción de biodiesel, jugo concentrado de uva, vinos, acopio y exportación de miel y carnes.

Tiene activos, además de en Argentina, en Uruguay, Brasil y Paraguay. También es socia de la suiza Glencore en la firma Renova, dedicada a la molienda de granos.

Al solicitar el concurso preventivo en febrero, la empresa dijo que necesitaba reestructurar sus deudas -el estatal Banco Nación es uno de los principales acreedores- por encontrarse en una situación de "estrés financiero" por el impacto de las crisis recurrentes y el incremento permanente de los costes en Argentina.

Fuente

EFE

Encuentre más contenidos

Fin del contenido