Cargando contenido

La campaña consiste en tres vídeos que subió hace un mes a YouTube, en los que aparecen mujeres que se tiran por las escaleras, con su estómago hacia un grifo o que son atropelladas, para explicar que la única forma de abortar en Chile es hacerlo accidentalmente.

"En Chile solo está permitido el aborto accidental y por eso hay que ponerse en el lugar de la mujer para ver la desesperación y sufrimiento", dijo Dides.

"Los vídeos no son tutoriales para enseñar a hacer un aborto, son ficción y demuestran la incapacidad que tiene nuestra sociedad para apoyarlas", agregó la responsable de los vídeos, que ya suman más de medio millón de visitas en YouTube.

Gracias al trabajo de Miles y de otras organizaciones, en 2013 la temática se integró en las campañas presidenciales y pasó a formar parte de las promesas de Gobierno de la actual presidenta chilena, Michelle Bachelet.

Hoy el proyecto de ley para despenalizar el aborto se tramita en la Cámara de Diputados bajo tres causales: inviabilidad del feto, riesgo para la vida de la madre y violación.

El informe anual de Derechos Humanos de la Universidad Diego Portales (UDP) estima que cada año en Chile se producen 70.000 abortos inducidos, aunque Dides cree que la cifra es superior y se acerca a 120.000.

Los registros del Ministerio de Salud indican que en Chile el aborto es la tercera causa de mortalidad materna y un 17 % de esas muertes se produce por abortos en condiciones clandestinas.

"Me he practicado dos abortos clandestinos y fue porque pensé en mi primer hijo. Decidí que quiero verlo crecer, ojalá ser abuela, y tengo una enfermedad crónica que en cualquier momento me puede matar", confesó Dides.

Chile, junto a El Salvador, Nicaragua, la República Dominicana, Malta y El Vaticano, son los seis países del mundo donde está penalizado el aborto terapéutico.

Sin embargo, en Chile el aborto terapéutico fue legal hasta septiembre de 1989, cuando el dictador Augusto Pinochet derogó el artículo de la Constitución que legislaba el aborto poco antes de dejar el poder.