Cargando contenido

El sospechoso ingresó a una comisaría y se llevó el armamento.

Nueva Zelanda
La escena del crimen tras el atentado en Nueva Zelanda.
AFP

La Policía neozelandesa busca a un hombre que robo de once armas de fuego de una comisaría de la Isla Norte del país oceánico, que aún se recupera del ataque terrorista de mediados de marzo contra dos mezquitas que dejó 50 muertos y medio centenar de heridos.

Lea: Murió general venezolano de la Guardia Nacional al caer a tierra un helicóptero

Según los primeros reportes de las autoridades el ladrón es Alan James Harris, de 38 años,  quien después de cometer el hurto escapó en un vehículo policial, que ya fue recuperado, informó la comandante en funciones del Distrito Central, Sarah Stewart.

"Han desaparecido once armas de fuego que se encontraban en un área de almacenamiento de exhibición. Aclaramos que no son armas de fuego de la Policía, sino de una serie de armas que se conservan como exhibición o que fueron entregadas para su destrucción", precisó la oficial.

El comisionado de la Policía neozelandesa, Mike Bush, ya ha ordenado una investigación para determinar cómo pudo el sospechoso acceder a la comisaría, así como una auditoría de la seguridad en torno a las armas en todas las dependencias policiales del país.

El robo se da después de que el Parlamento de Nueva Zelanda aprobara el 10 de abril el endurecimiento de la tenencia de armas semiautomáticas, menos de un mes después del atentado contra dos mezquitas de Christchurch en el que fueron asesinadas 50 personas.

El supremacista blanco australiano Brenton Tarrant asaltó el pasado 15 de marzo fuertemente armado los dos recintos religiosos donde abatió a tiros a los feligreses.

Tarrant, que había publicado en internet un manifiesto con su doctrina extremista y retransmitió el ataque en redes sociales durante 17 minutos mostrando los disparos indiscriminados contra los musulmanes, carecía de antecedentes penales y residía en la localidad de Dunedin, a 400 kilómetros al sur de Christchurch.

El australiano, que se enfrenta en un tribunal neozelandés a 50 cargos de asesinato y 39 de tentativa de homicidio, había obtenido su licencia de armas en 2017 y poseía legalmente cinco armas, incluidas las dos semiautomáticas con las que habría perpetrado los ataques. EFE

Fuente

EFE

Encuentre más contenidos

Fin del contenido