Foto AFP


El presidente electo de Chile Sebastián Piñera designó este martes a su gabinete, repitiendo en Hacienda a Felipe Larraín, quien ocupó el cargo durante el primer mandato del magnate (2010-2014), mientras que el escritor y exembajador en México Roberto Ampuero será el nuevo canciller.


Piñera -que venció en segunda vuelta en diciembre al candidato de la centroizquierda oficialista Alejandro Guillier- dijo que junto a sus 23 ministros lograrán "hacer un gobierno que una a los chilenos detrás de grandes metas y grandes desafíos".


El derechista confió en sus viejos conocidos para puestos claves como el de Interior, que será ocupado una vez más por su primo Andrés Chadwick.


Mientras que el nuevo canciller se había desempeñado en el Consejo Nacional de Cultura, sin embargo su nombramiento al frente de la Cancillería sorprendió en el ambiente político.


A una semana de asumir en su ministerio, Ampuero tendrá que enfrentar una etapa clave del juicio que Chile sostiene en La Haya por la demanda marítima de Bolivia.


Además el escritor -conocido por sus novelas de corte policial- tendrá que lidiar con la activa participación de Chile en la diplomacia latinoamericana, en especial su papel de garante en el dialogo entre el gobierno de Nicolás Maduro y la oposición.


Siete mujeres, incluida Cecilia Pérez -integrante del circulo más cercano y fiel al presidente- y 16 hombres completan un equipo que apuesta a la experiencia y figuras de máxima confianza del presidente.


"El 11 de marzo no llegaremos a improvisar, hemos hecho un gran esfuerzo para llegar bien preparados", advirtió Piñera, que llegó al gobierno con la promesa de reactivar la economía de un país que en los últimos años creció entorno al 2%.


Cuando la socialista Michelle Bachelet entregue la banda al derechista Piñera los chilenos vivirán un 'déjà vu' protagonizado por los dos políticos que se alternaron en la presidencia en los últimos 12 años.


Por AFP