El presidente peruano Pedro Pablo Kuczynski admitió que fue asesor financiero en un proyecto ligado a Odebrecht, pese a que antes había negado todo vínculo con la compañía brasileña acusada de pagar coimas a cambio de obras.


"Hay veces me han contratado para H2Olmos, un proyecto de riego de gran anhelo para la región de Lambayeque. Me han contratado para la empresa de Kallpa, yo no era ministro, sino un privado que se gana la vida como lo he hecho durante mi carrera profesional", dijo Kuczynski en una entrevista a una emisora local.


La constructora Odebrecht es propietaria de H2Olmos SA, que se formó en 2009 para construir y operar el proyecto de irrigación al norte del Perú y para tallar un túnel de 20 kilómetros a través de los Andes para transportar agua y regar los campos agrícolas en el desierto.


Kuczynski había negado en noviembre tener vínculos con la constructora brasileña luego de que el exdirector ejecutivo de esa compañía, Marcelo Odebrecht, dijera a fiscales peruanos haber financiado su campaña electoral y haberlo contratado como consultor.




[imagewp:323459] AFP

El mandatario es investigado en el Congreso sobre supuesto vínculos con la empresa brasileña Odebrecht. Se ha negado a comparecer ante la comisión, sino responder por escrito un cuestionario de preguntas.


Kuczynski fue presidente del consejo de ministros y también ministro de Economía durante el gobierno del mandatario Alejandro Toledo (2001-2006). Desde el 28 de julio del 2016 es presidente para un periodo de cinco años.


Según la prensa peruana,P PK fue contratado por First Capital en el 2012 para estructurar los proyectos de H2Olmos, Kallpa y Enersur.


Odebrecht figura como cliente de First Capital en al menos tres obras en Perú en los años que Kuczynski trabajaba en el sector privado. Destaca entre ellas la carretera Interoceánica sur, una licitación que la firma brasileña ganó a cambio de coimas por 20 millones destinadas supuestamente a Toledo.


La empresa brasileña, envuelta en el escándalo "Lava Jato" de pago de sobornos a cambio de obras públicas en Brasil y toda América Latina, admite que en Perú desembolsó 29 millones de dólares en coimas entre 2005 y 2014.


AFP