La dirección del partido centrista PMDB decidió este martes por aclamación romper con la coalición de la presidenta brasileña Dilma Rousseff, privando a la mandataria de izquierda de su principal aliado. "A partir de hoy, en esta reunión histórica del PMDB, el PMDB se retira de la base del gobierno de la presidenta Dilma Rousseff y nadie en el país está autorizado a ejercer cualquier cargo federal en nombre del PMDB", proclamó el senador y vicepresidente del partido, Romero Jucá, que presidió una reunión de menos de tres minutos en el Congreso en Brasilia, en medio de aplausos y de gritos de "¡Brasil presente, Temer presidente!", en referencia al vicepresidente Michel Temer, favorable a la ruptura. El PMDB también decidió que sus seis ministros debían entregar los cargos, una medida que genera resistencias en algunos de los concernidos. La decisión "requiere la inmediata salida del gobierno y la entrega de todos lo cargos", exigió Jucá. La partida del PMDB, principal bancada en ambas cámaras, debilita a Rousseff, que enfrenta un proceso de destitución por supuesto maquillaje de las cuentas públicas. Por AFP