Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Protesta Francia Chalecos Amarillos
Protesta en Francia por parte de los llamados "Chalecos Amarillos".
AFP

El primer ministro francés, Édouard Philippe, anunció la congelación de los precios del gas, la electricidad y de los carburantes como medidas de choque para "apaciguar" las protestas de los llamados "chalecos amarillos".

En una declaración televisada, Philippe consideró que "ningún impuesto merece poner en peligro la unidad de la nación", y adelantó que también se suspende el endurecimiento de la inspección técnica de vehículos, otra de las demandas originales del movimiento.

"Esta cólera, que viene de lejos y durante mucho tiempo ha estado muda, hoy se expresa con fuerza y de forma colectiva. Habría que estar sordo y ciego para no verla y escucharla", señaló el primer ministro, quien dijo que se abrirá un diálogo nacional para revisar por completo el sistema fiscal francés.

En contexto: ¿Quiénes son y qué piden los 'chalecos amarillos' en Francia?

Philippe recibió a responsables de los partidos políticos que le pidieron que renuncie a la subida de los impuestos sobre el carburante programada para el 1 de enero.

Además de la reunión con los diputados de su grupo parlamentario a las 15.00 hora local  tiene una sesión de control al Ejecutivo también en la Asamblea Nacional.

Leer más: Gobierno francés decretaría estado de emergencia tras revuelta en París

El presidente Emmanuel Macron convocó para un gabinete de crisis a una decena de ministros directamente implicados en las protestas de los "chalecos amarillos", que el pasado sábado vivieron una jornada de alta tensión con violentos altercados de una dimensión inaudita en París y en otros puntos de Francia.

Macron ha anulado un viaje que tenía previsto a Serbia el miércoles y el jueves por estas protestas, que hoy continúan en forma de bloqueos de algunas carreteras y autopistas.

Leer más: Más de un centenar de detenidos en otra jornada de protestas en Francia

Su Ejecutivo había programado a partir del 1 de enero un incremento de las tasas sobre el combustible de 6,5 céntimos de euro por litro para el gasóleo y de 2,9 céntimos para la gasolina, dentro de su estrategia para reducir la dependencia del petróleo y favorecer una economía con menores emisiones de dióxido de carbono para luchar contra el cambio climático.

Con ese nuevo incremento, que se añadía al que se aplica desde comienzos de este año (7,6 céntimos para el gasóleo y 3,9 céntimos para la gasolina), estaba previsto recaudar unos 3.000 millones de euros anuales. 

Fuente

EFE

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.