Putin dijo a sus partidarios, reunidos en las inmediaciones del Kremlin, que veía en la victoria "la confianza y la esperanza" del pueblo.

Vladímir Putin, 18 años rigiendo los destinos de Rusia.
AFP.

Vladimir Putin ganó las elecciones presidenciales rusas de forma aplastante este domingo y logró un cuarto mandato que se prolongará hasta 2024.

Con la mitad de los votos escrutados, Putin de 65 años, lograba el 75% de los sufragios, informó poco después de las 20h00 la Comisión Electoral.

El jefe de Estado superó al candidato comunista Pavel Grudinin, que obtuvo el 13,4% de los votos, al ultranationalista Vladimir Jirinovski (6,3%) y a la periodista cercana a la oposición liberal, Ksénia Sobtchak (1,4%).

Putin dijo a sus partidarios, reunidos en las inmediaciones del Kremlin, que veía en la victoria "la confianza y la esperanza" del pueblo ruso. "Vamos a trabajar duro, de forma responsable y eficiente", aseguró.

Además "veo el reconocimiento del hecho que muchas cosas han sido realizadas en condiciones muy difíciles", agregó. Durante el actual mandato de Putin los precios del petróleo se desplomaron provocando una sequía de divisas, sumada a las sanciones de Occidente por la anexión rusa de Crimea.

En su discurso Putin volvió a apuntar a Occidente y sostuvo que las acusaciones contra Rusia por el envenenamiento en Londres de un ex doble espía desertor "son mentiras, basura, tonterías" y aseguró que su país "ha destruido todas las armas químicas" de las que disponía, conforme a los tratados internacionales.

Tras el cierre de los últimos colegios electorales en el enclave ruso de Kaliningrado, en el centro de Europa, el primer sondeo del instituto oficial VTSiOM anticipó el triunfo del presidente con el 73,9% de los sufragios, un resultado mucho mejor que el 63,6% obtenido en 2012. 

Pero el principal opositor, Alexei Navalni, apartado de las elecciones por una condena judicial, acusó al Kremlin de aumentar artificialmente la movilización rellenando las urnas u organizando el transporte masivo de electores hacia los colegios electorales. 

"Necesitan participación. El resultado es que la victoria de Putin con más del 70% [de los votos] se ha decidido de antemano", dijo Navalni a la prensa, asegurando que la participación real era inferior a la de 2012. 

La oenegé Golos, especializada en la vigilancia de elecciones, ofreció un mapa de los fraudes en su sitio web en el que denunció más de 2.700 irregularidades como el relleno de urnas, votos múltiples u obstáculos a la labor de los observadores

La presidenta de la Comisión Electoral, Ella Pamfilova, consideró sin embargo que las irregularidades comprobadas fueron "relativamente bajas" y añadió que la votación fue transparente. 

"Está claro que las elecciones no son justas", dijo el comunista Grudinin, citado por la agencia de prensa Interfax. 

Las autoridades hicieron una campaña masiva de información e incitación al voto, facilitando el voto fuera de las circunscripciones de residencia pero también, según la prensa, presionando a funcionarios o estudiantes para que voten.

Según militantes de la oposición, la policía trasladó electores en autobús hacia los colegios electorales y se distribuyeron cupones de reducción entre los electores.

 

Estabilidad 

El gran ausente en la elección presidencial, Navalni, no pudo participar debido a una condena por malversación de fondos, que denuncia como una maniobra orquestada por el gobierno. 

El popular bloguero, que cuenta con una fiel base de seguidores en todo el país, había llamado a boicotear las elecciones y enviado a más de 33.000 observadores a los colegios electorales.

Putin es elogiado por haber devuelto la estabilidad al país tras la caótica década de 1990, aunque según sus detractores a costa de las libertades individuales.

"Los últimos cuatro años tuvimos las sanciones (occidentales), pero también construimos mucho, nuevas fábricas abrieron, la inflación es baja", explicó Olga Matiunina, una electora de Putin, de 65 años.

"Todo el mundo sabe que será elegido. Ya no da ganas (ir a votar) y tenemos la sensación de que nada depende de nosotros", indicó por su lado Boris, de 39 años, entrevistado en San Petersburgo.

 

Voto bloqueado en Ucrania 

La última semana de campaña estuvo marcada por un nuevo pico de tensión entre Moscú y Occidente debido al envenenamiento en Inglaterra del ex agente doble Serguéi Skripal y su hija.

Moscú anunció el sábado la expulsión de 23 diplomáticos británicos en represalia por una medida similar adoptada por Londres.

Esta elección se celebra simbólicamente cuatro años después de la ratificación de la anexión de la península de Crimea a Rusia, decidida al término de un referéndum considerado ilegal por Kiev y por las potencias occidentales.

Kiev bloqueó el voto de electores rusos establecidos en Ucrania. Decenas de policías y militantes nacionalistas bloqueaban el domingo el acceso a los consulados rusos en varias ciudades.

Fuente

Encuentre más contenidos

Fin del contenido